PSA Peugeot-Citroën prevé la salida voluntaria de 11.000 trabajadores en 2009

PSA Peugeot-Citroën prevé la salida voluntaria de 11.000 trabajadores en 2009

PSA Peugeot-Citroën prevé la salida voluntaria de 11.000 trabajadores en 2009

PARIS, 11 (EUROPA PRESS) El constructor automovilístico francés PSA Peugeot-Citroën tiene la intención de prorrogar el programa de bajas voluntarias de personal lanzado a finales de 2008 y, en este contexto, prevé la salida de 11.000 trabajadores en 2009, según anunció hoy la directora financiera del grupo, Isabel Mary-Samper, durante la presentación de los resultados anuales de la corporación gala, que reflejan unas pérdidas de 343 millones de euros en 2008. "Esperamos que más de 11.000 personas dejen el grupo en 2009 en el marco de las salidas voluntarias", declaró Mary-Samper tras subrayar que se espera culminar la salida de estos efectivos en 2010 y que el proceso se llevará a cabo "respetando los compromisos" adquiridos con el Estado francés a cambio de la ayuda de 3.000 milllones de euros, que es el de no cerrar fábricas en Francia durante cinco años. Por su parte, el director de recursos humanos, Jean-Luc Vergne, precisó que era probable que las salidas afectaran a "entre 10.000 y 12.000 personas en Europa", la zona que concentra el grueso de los efectivos de la compañía, que tenía a finales de 2007 un total de 207.850 trabajadores, 113.710 de ellos en Francia. La corporación gala había anunciado en noviembre pasado la puesta en marcha de un plan de salidas voluntarias de 3.550 personas que afectaba a su división en Francia. "Francia es nuestro primer país en términos de efectivos, pero también tenemos personal en otros países que estamos reduciendo rápidamente en la actualidad", agregó al respecto el presidente del grupo, Christian Streiff. Los resultados del primer constructor automovilístico francés han registrado pérdidas como consecuencia del deterioro del mercado automovilístico mundial (sus ventas mundiales bajaron un 4,9%, con 3,26 millones de unidades) y de la asunción de costes extraordinarios por importe de 917 millones de euros, correspondientes a medidas de reestructuración y provisiones por depreciaciones de activos. Streiff admitió igualmente que 2009 será un año de pérdidas para la corporación francesa, con un 'cash flow' negativo ya que los ahorros que proporcionarán las medidas de ajuste no serán suficientes para compensar la caída del mercado y los costes de reestructuración.