(Ampliación) El Banco Popular ganó 224,7 millones de euros en el primer trimestre, un 30,7% menos

La tasa de mora y los activos dudosos se multiplican por cuatro hasta el 3,82% y los 4.041 millones de euros, respectivamente

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El Banco Popular obtuvo un beneficio neto de 224,7 millones de euros en el primer trimestre del ejercicio, lo que supone un 30,7% menos que en igual periodo de 2008, cuando las ganancias de la entidad se situaron en 324,5 millones de euros, informó hoy el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Excluidas las dotaciones cautelares y los resultados extraordinarios, el banco presidido por Ángel Ron registró un beneficio recurrente de 300 millones de euros, un 0,6% inferior al del primer trimestre de 2008.

La entidad destinó 295 millones de euros en el primer trimestre a a dotaciones por inversiones crediticias y nueve millones de euros adicionales por otras depreciaciones de activos financieros, correspondientes al deterioro de la cartera de valores.

Estas dotaciones representan una prima de riesgos sobre el crédito a la clientela del 1,31%, 0,72% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior como consecuencia de la mayor morosidad y de dotaciones cautelares por 106 millones en previsión del deterioro de la economía adicional a las previsiones de los expertos.

La tasa de morosidad del banco se multiplicó casi cuatro veces hasta situarse al finalizar marzo en el 3,82%, frente al 0,98% que registró en el primer trimestre de 2008. No obstante, la entidad recordó que el conjunto del sector presentaba en febrero una tasa de mora superior, del 4,18%. Sumando las garantías y provisiones, el Popular logró una tasa de cobertura del 133,4%.

Adicionalmente a las pérdidas por deterioro de activos financieros, el banco registró 75 millones de euros de otros resultados negativos que incluyen dotaciones por activos no financieros y resultados extraordinarios por venta de activos propios.

No obstante, el banco señala que los mayores fondos propios han impulsado el valor contable por acción, que asciende a 5,48 euros, con una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) se sitúa en 13,73% y la rentabilidad sobre activos totales medios (ROA) en el 0,84%.

CRECEN LOS CRÉDITOS Y LOS DEPÓSITOS.

El saldo crediticio del banco se situó a 31 de marzo en 94.244 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 5,2% respecto a los 89.620 millones del ejercicio anterior, de los que 84.322 millones correspondieron al sector residente y 9.144 millones al sector no residente.

Asimismo, del total, 47.907 millones fueron créditos hipotecarios, un 0,5% más, y 5.444 millones crédito comercial, que registró una caída del 22,6%. Los activos dudosos ascendían en marzo a 4.041 millones de euros, cuatro veces más que hace un año, que alcanzaban los 983 millones de euros.

La entidad destacó que la gestión del negocio que ha permitido reforzar los ingresos ha estado enfocada en la concesión de créditos a pymes. El banco ha logrado una cuota de mercado del 9% en las líneas de financiación ICO.

Por su parte, los recursos totales en balance alcanzaron 85.742 millones de euros, un 5,2% más, de los que 51.782 millones fueron depósitos, un 23% más. A su vez, 27.787 millones de euros fueron depósitos a plazo, un 38,3% más.

El banco destacó los ingresos recurrentes, que superaron los 1.000 millones de euros, lo que pone de manifiesto "la fortaleza del banco pese al entorne recesivo". En concreto, el margen bruto rozó los 1.005 millones de euros, un 11,7% más, mientras que el margen de intereses ascendió a 727,09 millones de euros, lo que supone un crecimiento interanual del 16,4%.

La ganancia de cuota de mercado en depósitos y la gestión de activos y pasivos minoristas han llevado a que los depósitos superen a los créditos y, como consecuencia de ello, la apelación al descuento en el Banco Central Europeo (BCE) ha desparecido "en la práctica", al situarse sólo en 500 millones de euros a finales del trimestre, según explicó la entidad.

Las comisiones netas se redujeron en un 9%, hasta los 195,57 millones de euros, pero el banco también redujo los gastos de administración en un 2,9%, hasta los 284 millones de euros.

El margen típico de explotación (resultado antes de provisiones) se elevó un 19,1%, hasta casi 695 millones de euros. El resultado antes de impuestos se situó en 326 millones de euros, lo que supone un decrecimiento del 31%.