Besaya (Santander) continuaron para comprobar medidas de control

SANTANDER, 5 (EUROPA PRESS)

El presidente de Sniace, Blas Mezquita, explicó hoy que los vertidos de la fábrica de Torrelavega al río Saja-Besaya continuaron después de la revocación de la autorización porque era necesario para comprobar la eficacia de las inversiones medioambientales puestas en marcha.

Así lo declaró hoy ante la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria en el juicio que se sigue contra el secretario del Consejo de Administración de Sniace, Miguel Gómez de Liaño, para quien se piden cinco años de prisión por unos vertidos de la empresa realizados sin la correspondiente autorización administrativa.

Mezquita, que compareció como testigo, recordó que tras conocerse la revocación, en junio de 2006, el Consejo decidió recurrir la medida y también paralizar la actividad de la fábrica "al mínimo", si bien aun con poca actividad se seguían produciendo vertidos.

El presidente de Sniace precisó que la eliminación total de los vertidos no era posible debido a que los responsables de las inversiones contra la contaminación en las que se trabajaba en esos momentos, la planta de blanqueado y la de zinc, necesitaban que se produjeran precisamente para medir el impacto de estas infraestructuras sobre la contaminación.

También se consideró que si se hubiera paralizado la actividad totalmente, luego no hubiera sido posible reanudarla. El cierre, señaló Mezquita, hubiera sido una "barbaridad" teniendo en cuenta estas inversiones, estimadas en 40 millones de euros.

Eran unas infraestructuras que se estimaba que entrarían en funcionamiento en el mes de septiembre, fecha para cuando se esperaba la respuesta de la Confederación Hidrográfica del Norte (CHN) sobre la autorización de los vertidos. Para esa época, Sniace cumpliría las condiciones de la autorización.

Por tanto, Mezquita no encontró una explicación "plausible" al cambio de "filosofía" de la CHN, cuyos responsables nunca pusieron objeciones a la actividad de Sniace en las conversaciones mantenidas y les animaron a continuar, según representantes de la empresa.

Este cambio de actitud lo achacó el publicista y ex dirigente socialista Jesús Manuel Zaballa, miembro del Consejo de Administración de Sniace, respondió a la "necesidad política" de la CHN de "dar alguna respuesta mediática" a las presiones de grupos ecologistas "muy fundamentalistas".

Tanto Zaballa como el ex alcalde 'popular' de Santander, Manuel Huerta, miembro asimismo del Consejo de Administración, valoraron el cambio experimentado en los últimos años por Sniace, que a través de sus inversiones medioambientales tendrá un futuro basado en el sector químico y las energías "limpias".