Caja Rural de Toledo alcanza los 25 millones en el primer trimestre de 2009, un 6,6% más de margen bruto respecto a 2008

TOLEDO, 14 (EUROPA PRESS)

El director general de Caja Rural de Toledo, Rafael Martín Molero, aseguró hoy que la entidad se mantuvo firme en el control de la morosidad durante el primer trimestre de 2009 y aumentó su margen bruto en un 6,6 por ciento respecto al año anterior, alcanzando los 25,90 millones de euros a 31 de marzo de 2009.

Según informó Caja Rural en un comunicado, Martín interpreta estos resultados como el fruto de la política de seguridad, solvencia, solidez, transparencia y servicio de máxima calidad que la entidad sigue prestando a sus clientes.

En un entorno económico complicado y difícil como el actual, Caja Rural de Toledo ha logrado aumentar respecto al año anterior en un 6,6 por ciento el margen bruto de la entidad, alcanzando los 25,90 millones de euros al 31 de marzo de 2009.

De acuerdo a la nueva clasificación normativa, dicho margen recoge el importe generado por el negocio financiero de la entidad. Este margen bruto genera un resultado antes de impuestos de 7,1 millones, en línea con la evolución de resultados a nivel nacional en el sector.

El importe de la inversión dudosa en relación con la totalidad de la inversión crediticia, lo que se entiende comúnmente como ratio de dudosos, se ha situado en el 1,90 por ciento, frente al 1,56 por ciento de diciembre de 2008. La Caja ha logrado hasta el momento mantener unos ratios de morosidad muy por debajo de la media del sector, controlando férreamente el 'talón de Aquiles' más importante del sistema financiero.

El sólido margen bruto obtenido ha permitido a la Caja continuar con una política exigente de dotaciones, muy por encima de las necesidades de calendario marcadas por el Banco de España, manteniendo un ratio de cobertura de dichos saldos dudosos en el 107,77 por ciento.

La inversión crediticia al 31 de marzo asciende a 2.209 millones de euros, continuando con su política de concesión de operaciones y dotando de liquidez al sistema, pero manteniendo la política de control de garantías y viabilidad económica de las operaciones. Dicha cifra de inversión supone un incremento del 6,30 por ciento con respecto a la obtenida al 31 de marzo de 2008.

Los recursos de terceros gestionados por la Entidad ascienden a 2.659 millones, lo que representa una evolución positiva con respecto al 31 de marzo de 2008 del 1,55 por ciento.

Como viene siendo habitual, Caja Rural de Toledo destina a la capitalización de la Entidad importantes flujos monetarios procedentes, casi en su totalidad, de la propia autogeneración.

Los recursos propios de 31 de marzo ascendían a 234 millones de euros, lo que representa un ratio de solvencia superior al 12 por ciento, cuando la normativa al efecto del Banco de España marca un mínimo del 8 por ciento.

En cuanto a liquidez, la posición de la Entidad es muy holgada, ya que, adicionalmente a la procedente de su propio balance, Caja Rural de Toledo cuenta con 531 millones de euros en líneas de crédito del Banco Central Europeo, encontrándose las mismas disponibles en un importe de 251 millones de euros a 31 de marzo de 2009.

Para el director general de Caja Rural de Toledo, Rafael Martín Molero, "estos resultados son el fruto de la política de seguridad, solvencia, solidez, transparencia y servicio de máxima calidad que nuestra Entidad sigue prestando a sus clientes".

Según Martín Molero, "estos datos acreditan suficientemente lo acertado de nuestra estrategia de gestión, basada en los principios de honradez, humildad y respeto y valedora de la palabra, la verdad, la claridad y la transparencia". La amplia gama, calidad y competitividad de los productos que ofrece la cooperativa de crédito son los que le permiten seguir aumentando su cuota de mercado.