Citigroup vuelve a ganar dinero y General Electric cumple las expectativas

  • Nueva York, 17 abr (EFE).- El banco Citigroup anunció hoy que obtuvo beneficios por primera vez desde que se desató la crisis y el titán industrial General Electric (GE) publicó unos resultados mejores de lo esperado, lo que ayudó a mantener el optimismo en unos mercados aún muy cautelosos sobre la evolución de la crisis.

Nueva York, 17 abr (EFE).- El banco Citigroup anunció hoy que obtuvo beneficios por primera vez desde que se desató la crisis y el titán industrial General Electric (GE) publicó unos resultados mejores de lo esperado, lo que ayudó a mantener el optimismo en unos mercados aún muy cautelosos sobre la evolución de la crisis.

Ambos grupos -que forman parte del Dow Jones de Industriales, el principal indicador de la Bolsa de Nueva York- son dos de las mayores empresas de Estados Unidos, por lo que sus resultados eran muy esperados por los analistas para tomar el pulso a la salud empresarial del país.

Las mejores noticias llegaron del gigante financiero Citigroup, que informó que en el primer trimestre del año logró su primer beneficio neto tras cinco trimestres de pérdidas y después de haber atravesado la peor crisis de su centenaria historia.

En línea con lo adelantado recientemente por su consejero delegado, Vikram Pandit, en los tres primeros meses de 2009 el banco volvió a la rentabilidad y ganó 1.590 millones de dólares, frente a los 5.110 millones perdidos un año antes.

Además, ingresó cerca de 24.790 millones, casi el doble que en el primer trimestre de 2008, y recortó en un 23% sus gastos operativos, gracias a una reducción de plantilla de 13.000 puestos de trabajo en los últimos mees, entre otras medidas.

"Nuestros resultados reflejan la fortaleza de Citi. Con ingresos cercanos a los 25.000 millones de dólares y beneficios netos de 1.600 millones, tenemos nuestro mejor resultado desde el segundo trimestre de 2007", dijo hoy Pandit en un comunicado de prensa.

Esa entidad, fuertemente afectada por la crisis financiera desde hace varios meses, indicó también que sus ingresos de enero a marzo "suponen un incremento del 99% comparado con los del primer trimestre de 2008" y se derivan de una mejora en todas las regiones del país en las que está implantado.

Los buenos resultados del banco estadounidense se unen a los ya anunciados por Wells Fargo, Goldman Sachs y JPMorgan Chase, y, según los analistas, podría ser una señal de que el sector financiero empieza a ver la luz al final del túnel.

Sin embargo, los mercados mantienen cierto escepticismo ante la rápida recuperación de los bancos y temen que las cifras estén abultadas artificialmente por recientes cambios contables y las multimillonarias inyecciones de capital público para tapar los agujeros creados por instrumentos de deuda que se han tornado irrecuperables.

También favorecen la sensación de recuperación bancaria los bajos tipos de interés vigentes y la comparación con los desastrosos resultados del año pasado.

Los ingresos de la unidad de tarjetas de crédito de Citigroup cayeron un 10%, lo que da cuenta de que el consumo privado sigue cayendo, al tiempo que continúan los impagos de hipotecas y de otros tipos préstamos en Estados Unidos.

Aunque fueron mejores de lo esperado por los analistas, los resultados publicados por General Electric, con presencia en prácticamente todos los grandes sectores económicos, también reflejaron claramente que la economía del país sigue sufriendo serios problemas.

El conglomerado industrial -que es el décimo mayor del mundo según el índice FT Global 500- ganó 2.896 millones en el primer trimestre, lo que supone un descenso del 35% respecto al mismo periodo del año anterior, y facturó 38.400 millones, lo que implica una caída del 9%.

Además, las ganancias de su brazo financiero cayeron el 58% y las de la unidad de consumo se redujeron el 75%.

Algo parecido ocurrió con Mattel, la mayor juguetera del mundo, que también informó que en el primer trimestre del año perdió 51 millones de dólares, un 9,4% más que un año antes, al tiempo que sus ingresos cayeron el 15%, hasta los 785 millones de dólares.

Sin embargo, la cautela a la que obligan las noticias que llegan desde el ámbito empresarial y que dan cuenta de que ni el consumo ni el mercado inmobiliario están en vías de recuperarse no eclipsó este viernes el optimismo que desde hace semanas insufla el sector financiero.

Ello permitió que la Bolsa de Nueva York se mantuviera en su última sesión de la semana en territorio positivo y camino de completar su sexta semana consecutiva de subidas, aunque en lo que va del año acumula un descenso cercano al 7%.