Covaco apoya que se mantenga la autorización de las comunidades autónomas para abrir grandes superficies

VALENCIA, 27 (EUROPA PRESS)

La Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunidad Valenciana (Covaco) mostró hoy su apoyo al mantenimiento por parte de las comunidades autónomas de la autorización para abrir grandes superficies en sus territorios, tal y como ha propuesto el Ministerio de Industria y Comercio y el Comité Económico y Social (CES).

La patronal valenciana del comercio minorista consideró en un comunicado que "sólo así se garantiza el respeto a las competencias comerciales de las comunidades autónomas, amparadas por la Constitución Española y por los Estatutos de Autonomía, y se evitará una mayor saturación comercial y una progresiva monopolización de la distribución comercial minorista".

Covaco entiende que también así "se garantiza un desarrollo económico sostenible y se protege el modelo comercial valenciano, que es motor de crecimiento de la economía de la Comunidad, tanto por su aportación al PIB regional, equivalente al del sector de la construcción y la industria --el comercio y la construcción aportan, respectivamente, el 12% del PIB, y la industria cerca del 17%--, como por el sostenimiento de otros sectores, como el turismo".

Por ello, la patronal valoró la posición del Comité Económico y Socieal (CES) ante el anteproyecto de ley por el que se modifica la Ley de Ordenación del Comercio Minorista y otras normas complementarias, en aplicación de la Directiva Europea de Servicios o 'Directiva Bolkestein'.

Según Covaco, el CES, a diferencia de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), "subraya en su dictamen sobre el anteproyecto que la nueva normativa debe tener muy en cuenta el complejo reparto competencial en esta materia (comercio interior) en el caso español". La CNC "exige, por el contrario, la eliminación de cualquier tipo de autorización previa, tal y como defiende la Asociación de Grandes Superficies de Distribución (ANGED)".

Para Covaco, la eliminación de autorizaciones "puede conducir a una mayor saturación comercial, a una progresiva monopolización de la distribución comercial minorista, al cierre de miles de comercios y a la desaparición de un modelo comercial que ha empujado históricamente el desarrollo económico de la Comunidad Valenciana".

Por ello, la entidad defiende que desde las Comunidades Autónomas "se evalúen las consecuencias de las aperturas de grandes superficies en el ámbito social, urbanístico y de sostenibilidad medioambiental". Algunas autonomías, amparadas por las competencias que les otorgan sus respectivos Estatutos, "ya están elaborando proyectos legislativos que establecen la obligación de obtener licencia para la apertura de nuevos establecimientos a partir de un determinado número de metros cuadrados, de acuerdo con criterios urbanísticos y de sostenibilidad", señaló Covaco.

Como ejemplo, indicó que Andalucía y Aragón establecen, por ejemplo, en sus borradores la obligación de licencia comercial a partir de 2.500 metros cuadrados, mientras que Cataluña la fijará en 800 metros cuadrados, y Baleares en 700 metros cuadrados en el caso de Mallorca, 400 metros cuadrados en Menorca e Ibiza y 200 metros en Formentera.

En la Comunitat Valenciana subrayó que está previsto que la Conselleria de Industria y Comercio convoque una conferencia sectorial para "analizar, discutir y proponer soluciones al nuevo marco comercial dibujado desde la Unión Europea". En opinión del presidente de Covaco, Pedro Reig, ésta será "una buena ocasión para defender los intereses de los mas de 70.000 comerciantes, autónomos, pequeñas empresas y microempresas valencianas afectados por la nueva regulación".