Dexia perdió 3.326 millones euros en 2008, frente a la ganancia del año anterior

  • Bruselas, 26 feb (EFE).- El grupo financiero franco-belga Dexia perdió el año pasado pérdidas de 3.326 millones de euros frente a los 2.533 millones de beneficio obtenidos en 2007, informó hoy la entidad en un comunicado.

Dexia perdió 3.326 millones euros en 2008, frente a la ganancia del año anterior

Dexia perdió 3.326 millones euros en 2008, frente a la ganancia del año anterior

Bruselas, 26 feb (EFE).- El grupo financiero franco-belga Dexia perdió el año pasado pérdidas de 3.326 millones de euros frente a los 2.533 millones de beneficio obtenidos en 2007, informó hoy la entidad en un comunicado.

Este descenso es superior al previsto por la empresa, que a finales enero cifraba la caída de sus beneficios en 2008 en 3.000 millones de euros.

El grupo registró unas pérdidas brutas por valor de 563 millones de euros, cuando en 2007 el beneficio bruto de explotación ascendió a 3.062 millones, mientras que sus ingresos cayeron prácticamente a la mitad (el 48,4 por ciento), hasta los 3.556 millones.

Dexia aseguró que 2008 estuvo marcado por una "severa" crisis financiera que requirió "el fuerte apoyo de los estados y los accionistas".

En ese sentido, recordó que durante el año pasado la entidad se enfrentó a una ampliación de capital (Bélgica, Francia y Luxemburgo le inyectaron 6.400 millones de euros en ese marco) y que se concedieron garantías estatales a pasivos y a las acciones de su filial estadounidense FSA.

Dexia señaló que el impacto de la crisis en su resultado neto se tradujo en unas pérdidas de 5.868 millones de euros, de los que 3.139 están relacionados con FSA.

Asimismo, el grupo registró pérdidas de 2,54 euros por acción mientras que el año pasado los beneficios se elevaron a 2,18 euros.

Los gastos del grupo se elevaron a 4.119 millones euros, lo que supone un crecimiento anual del 7,4 por ciento.

El presidente del consejo de administración, el antiguo primer ministro belga Jean-Luc Dehaene, indicó en la nota que la entidad se vio afectada en 2008 por una "crisis excepcional" y que la ayuda de las autoridades belgas, francesas y luxemburguesas supusieron "nuevas perspectivas para Dexia".

El consejero delegado de Dexia, Pierre Mariani, destacó que "los resultados de 2008 reflejan la magnitud de la crisis financiera y la fragilidad estructural que se creó en Dexia durante los últimos años".

"Dexia se propone mejorar significativamente su perfil de riesgo mediante la implementación de su plan de transformación, en especial con la venta actual de FSA", añadió Mariani, que concluyó que el grupo "está en una posición buena para volver al camino de la rentabilidad".