Economía/Finanzas.- El banco de inversión francés Natixis registró unas pérdidas de 2.800 millones en 2008

PARIS, 26 (EUROPA PRESS) El banco de inversión francés Natixis registró unas pérdidas de 2.799 millones de euros en el ejercicio 2008 al haberse visto particularmente afectado por el contexto de la crisis financiera que condujo a la quiebra del norteamericano Lehman Brothers y por una distorsión sin precedentes de los mercados en el cuarto trimestre de 2008, según informa la entidad en un comunicado. Debido a la falta de resultados, se ha propuesto no repartir dividendos correspondientes al ejercicio 2008. Los ingresos del grupo el año pasado alcanzaron la cifra de 2.934 millones de euros y el pasado diciembre el banco decidió interrumpir la mayoría de las actividades de cuenta propia y de productos derivados más complejos, que han sido relegadas a un estructura interna y se gestionarán por un equipo especialmente dedicado a ello hasta su extinción definitva. Si se excluyen pues estos activos que han sido apartados, los ingresos de Natixis centrados en las actividades de clientes 'clave' del grupo se elevan a los 6.386 millones de euros y generan un resultado neto positivo de 987 millones, agrega la entidad. Indica, asimismo, que la solidez de la estructura financiera se ha mantenido gracias al aumento de capital de 3.700 millones aportado en septiembre de 2008 y a la aportación de 1.900 millones de euros realizada el pasado diciembre por dos accionistas de referencia: BFBP y CNCE, correspondiente básicamente a su parte alícuota del primer tramo del plan francés de apoyo al sistema bancario. Natixis es la filial de inversión de los grupos Caisses d'Epargne y Banque Populaire, cuya fusión es inminente precisamente por la mala situación económica de Natixis. El Estado galo inyectará en la nueva entidad que surja tras la operación hasta 5.000 millones de euros, que se suman a los 2.000 millones ya aportados en forma de préstamos subordinados. La participación pública llegará así al 20% del capital social del banco. Al frente del que se convertirá en el segundo grupo bancario se situará el 'número dos' del Elíseo, François Pérol, que ayer fue nombrado por unanimidad director de Banque Populaire durante la reunión del consejo de administración de la entidad. La decisión de situar a Pérol a la cabeza de la nueva institución financiera ha desatado una ola de protestas en la oposición política francesa, que ve problemas deontológicos y de incompatibilidad en el nombramiento.