Economía/Finanzas.- Santander reestructurará su división de banca al consumo y prepara una reunión con los sindicatos

MADRID, 9 (EUROPA PRESS) Santander reestructurará su filial de banca al consumo Santander Consumer Finance (SCF) en España, para lo que mantendrá hoy una reunión con los sindicatos con el fin de abordarla, informaron a Europa Press en fuentes de la entidad que preside Emilio Botín. "Todavía no se conocen los términos de la medida, para eso se van a reunir responsables del banco con representantes sindicales", indicaron las mismas fuentes, tras precisar que aún se desconoce a cuántos trabajadores afectará la reestructuración. La brusca caída de la demanda de los créditos al consumo obliga a la entidad cántabra a plantear un recorte de la plantilla del 30%, lo que afectará a más de 300 trabajadores a través de prejubilaciones y bajas incentivadas, principalmente, según publica hoy el diario 'Cinco Días'. Este plan de reducción de plantilla irá acompañado de la reestructuración de divisiones, con la integración de los servicios centrales y de postventa de Santander Consumer Finance en otros negocios. En su presentación de resultados anuales de 2008, que arrojaron un beneficio neto de 8.876 millones de euros (-2%), el consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, especificó que SCF afronta un escenario de deterioro macroeconómico y de aumento de la morosidad para este año. Concretamente, la tasa de impago de la filial de financiación al consumo podría situarse entre el 5,5% y el 6% en 2009, frente a la del 4,2% correspondiente al pasado ejercicio, según cálculos del Santander. Para gestionar el riesgo, el banco acometerá una menor producción en países con peor perspectiva macroeconómica y en segmentos que entrañen mayor riesgo, al tiempo que enfocará sus esfuerzos en la recuperación de fallidos, de recobro y ventas de carteras, adelantó Sáenz. El volumen de crédito al consumo en España cayó un 10% en 2008, mientras que en el caso del Santander disminuyó en un 17%. Su filial SCF obtuvo un beneficio de 696 millones de euros el ejercicio pasado, lo que supone un descenso del 3,1% frente a 2007, sobre todo por la evolución del negocio en España.