Economía/Transporte.- Las aerolíneas registrarán pérdidas de cerca de 3.500 millones en 2009, según la IATA

Para 2008 sitúa las pérdidas en 8.500 millones de dólares (más de 6.261 millones de euros) GÉNOVA, 24 (EUROPA PRESS) La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) prevé que las aerolíneas registren unas pérdidas de cerca de 4.700 millones de dólares (más de 3.453 millones de euros) este año, tras revisar sus pronósticos, y debido a la ralentización económica y a la caída de la demanda, según informó hoy la institución en un comunicado. Estas estimaciones son "considerablemente peores" a las realizadas por la IATA el pasado mes de diciembre cuando auguró unas pérdidas de 2.500 millones de dólares (más de 1.837 millones de euros) para este año como reflejo del "rápido deterioro" de la economía global ante la crisis internacional. De hecho, la IATA espera que los ingresos anuales de la industria aérea caigan un 12% hasta los 467.000 millones de dólares (aproximadamente unos 343.247 millones de euros), lo que supone un total de 62.000 millones de dólares menos (más de 45.500 millones de euros). La asociación compara este importante descenso al impacto sufrido en 2001 en el sector aéreo, como consecuencia de los atentados del 11-S, que provocaron una caída de 23.000 millones de dólares (más de 16.900 millones de euros) tan sólo en el periodo comprendido entre el año 2000-2002, lo que representa un descenso del 7%. "La situación de la industria aérea internacional es severa. La demanda se ha deteriorado mucho más rápidamente que lo esperado hace unos meses, debido a la ralentización económica, lo que combinado con la actual deuda de 170.000 millones de dólares (aproximadamente unos 124.863 millones de euros) que afronta el sector, hace que el balance y la presión sobre la industria se extrema", aseguró el consejero delegado del organismo, Giovanni Bisignani. Ante este panorama, Bisignani advirtió de que las perspectivas del sector depende directamente de la recuperación económica, por lo que todavía es pronto para dislumbrar el final de este descenso, aunque apuntó que las expectativas podrían mejorar hacia el final de año, si se produce una significativa recuperación en 2010, "algo más cerca del optimismo que del realismo", resaltó. En cuanto a la demanda, las asociación pronosticó un caída brusca y una contracción en torno a un 5,7% durante el año. Así, indicó que el efecto que el descenso del tráfico tendrá sobre los ingresos de las aerolíneas se verá acentuado por el retroceso del tráfico de carga, que se recortará un 13% en 2009. La IATA revisa así a la baja su pronóstico realizado en diciembre, tanto en lo que se refiere a la demanda de pasajeros como en el tráfico aéreo de mercancías, de forma que prevé una caída del 5% del volumen de pasajeros, frente al 3% inicial, y del tráfico de carga, con un descenso del 4,3%. No obstante, el organismo reconoció que el descenso del precio del combustible contribuirá a contener de algún modo las pérdidas para que no sean aún más cuantiosas. De esta forma, sobre la base de un escenario en el que la media del precio del petróleo se sitúa en 50 dólares por barril, en su variedad 'Brent', confió en que los costes por combustible caigan un 25%, frente al 32% que suponía en 2008 para las aerolíneas, cuando el precio del barril era de 99 dólares. Con este descenso, y un menor consumo por el descenso de la demanda, la IATA estima que el gasto total vinculado al combustible se contraiga hasta la media de 116.000 millones de dólares (más de 85.248 millones de euros), frente a los 168.000 millones de dólares de costes (aproximadamente unos 123.483 millones de euros) de 2008. Sin embargo, Bisignani aseguró que pese a ser "una buena noticia", el alivio ante un precio de combustible más bajo "se ve ensombrecido por la caída de la demanda y el desplome de los ingresos". "Las aerolíneas afrontan dos desafíos inmediatos fundamentales: la conservación de liquidez y la adaptación de su capacidad como a una demanda inferior", explicó Bisignani. Finalmente, la IATA ha revisado al alza su previsión para 2008 y sitúa las pérdidas en 8.500 millones de dólares (más de 6.261 millones de euros), frente a los 5.000 millones de dólares (3.683 millones de euros) pronosticados anteriormente. La asociación destacó particularmente la "difícil situación" de las aerolíneas en el cuarto trimestre del año pasado ante "la caída repentina de la demanda de los viajes y el tráfico de carga". POR REGIONES. Como resultado de la debilidad del entorno económico, la IATA ha revisado significativamente a la baja sus previsiones de tráfico para los mercados domésticos e internacionales. En el mercado europeo, prevé unas pérdidas de 1.000 millones de dólares (unos 737.713 millones de euros) en 2009, con una caída del 6,5% de la demanda del tráfico aéreo en el continente, pese a un recorte del 5,3% de la capacidad, lo que conducirá a un margen de rentabilidad "bajo". La región Asia-Pacífico sigue siendo "la más golpeada" por la crisis, con una contracción de la demanda especialmente acusada en China, de entre un 5% y un 10%, mientras que en India, mercado que ha triplicado su volumen con un aumento del 0,7% de capacidad para este año, la demanda caerá en torno al 2% y 3%. Se espera que las pérdidas de la industria aérea alcancen los 1.700 millones de dólares (unos 1.253 millones de euros) y la demanda en la región descienda un 6,8%. Por contra, las aerolíneas norteamericanas obtendrán un beneficio de 300 millones de dólares (unos 221 millones de euros) en 2009, pese a un posible deterioro de las condiciones económicas, después de haber reducido su capacidad y de beneficiarse del descenso del precio del combustible. De esta forma, la IATA confió en que a lo largo del año mejore su operatividad, pese a tener que hacer frente a una caída del 7,5% de la demanda, lo que conllevará un nuevo ajuste de su capacidad de en torno al 7,5%. Las aerolíneas latinoamericanas podrían perder 600 millones de dólares (442,5 millones de euros) este año, debido sobre todo al desplome del 7,8% del tráfico de mercancías, mientras que en África los pronósticos sextuplican las pérdidas frente al año pasado, gasta los 600 millones de dólares (442,5 millones de euros), frente a unas pérdidas de 100 millones de dólares (73,7 millones de euros) en el ejercicio de 2008.