El cierre de oficinas y la búsqueda del turista extranjero, retos de las agencias

  • Madrid, 24 ene (EFE).- La reducción del número de puntos de venta y la apuesta por salir fuera de las fronteras a buscar al turista son dos de los grandes retos en 2014 de las agencias de viajes, que recurren cada vez más a internet como herramienta clave para desarrollar su negocio.

Cierre de oficinas y búsqueda del turista extranjero, retos de las agencias

Cierre de oficinas y búsqueda del turista extranjero, retos de las agencias

El cierre de oficinas y la búsqueda del turista extranjero, retos de las agencias

El cierre de oficinas y la búsqueda del turista extranjero, retos de las agencias

Cierre de oficinas y búsqueda del turista extranjero, retos de las agencias

Cierre de oficinas y búsqueda del turista extranjero, retos de las agencias

Madrid, 24 ene (EFE).- La reducción del número de puntos de venta y la apuesta por salir fuera de las fronteras a buscar al turista son dos de los grandes retos en 2014 de las agencias de viajes, que recurren cada vez más a internet como herramienta clave para desarrollar su negocio.

Así lo transmitieron a Efe representantes de las agencias, tanto mayoristas como minoristas, presentes en la trigésimo cuarta edición de la Feria Internacional del Turismo, Fitur, que se inauguró este miércoles en Madrid.

"Todavía siguen sobrando puntos de venta de agencias de viaje en España, pese a que se han cerrado en los últimos años 3.000 ó 4.000", apuntó el presidente de la Unión de Agencias de Viajes (UNAV), José Luis Prieto, para quien no hay mucha justificación para que haya más de 3.500 ó 4.000 oficinas frente a las 6.000 actuales.

"Desde luego, la pequeña agencia de viajes tiene que integrase. No tiene posibilidad de competir. La inversión en tecnología que requiere este negocio es muy grande y un pequeño empresario no puede hacerla", añadió.

Para Prieto, que preside una Unión que aglutina a 120 agencias y y 1.500 puntos de venta, otra gran tendencia que marcará el 2014 es la tendencia hacia el turismo receptivo, es decir, salir al exterior a buscar al cliente.

"Globalmente, aproximadamente un 15 % de las agencias de viaje españolas hace turismo receptivo y debería haber más. Lo que ocurre es que curiosamente, quitando las zonas clásicas receptivas de turismo, como Baleares, Canarias o la Costa Blanca, el resto del Estado hace turismo emisor", explicó Prieto.

Así, en zonas como Mallorca, el 70 % de las agencias de viaje es receptiva, mientras que en la Costa Brava ese porcentaje supera el 50 %, pero eso no reproduce en otros destinos turísticos, apuntó.

"Cuando la gente piensa en abrir una agencia de viajes, piensa en vender viajes a la calle", destacó.

No es el caso de la agencia Pegasus-Pegatur, especializada en turismo receptivo desde hace 20 años y que trabaja sobre todo con turoperadores y mayoristas que cubren mercados emergentes, como China, Corea o Turquía.

"Cada año traemos a España más de 10.000 coreanos, más de 10.000 chinos y 10.000 turcos", turistas a los que les ofrecen todos los servicios, desde alojamiento a transporte y visitas, explicó la directora del departamento de Receptivo, Luz María Vadillo.

Su ejemplo le hace mostrarse convencida al defender el negocio receptivo como "un escape" a la crisis que azota al sector de las agencias, pero siempre que se elija bien el mercado emisor y no espere un retorno rápido de la inversión: "nosotros sembramos mucho para recoger", advirtió.

En lo que también se muestran de acuerdo todas los representantes de agencias de viaje es en las grandes oportunidades que ha supuesto internet para su modelo de negocio.

"Internet ha sido la mejor herramienta desde que existen las agencias de viaje", no dudó en afirmar el presidente de UNAV.

Una opinión que comparte Jorge Zamora, director de Servivuelo, que nació como agencia física, a pie de calle, y ahora opera como mayorista online, vendiendo billetes aéreos a minoristas pequeñas, medianas y grandes y franquicias de grandes grupos, como Halcón Viajes o Carrefour.

"Es importantísimo lo que nos aporta la tecnología y acoger eso como herramienta, no como el enemigo, como lo ve una parte del sector", añadió Zamora, cuya agencia facturó 38 millones de euros en 2013, un 24 % más que en 2012, pese a la caída del transporte aéreo.