El comercio de Mallorca pierde 100 millones de euros en ventas en el primer trimestre, que se suman a los 90 de 2008

El sector perdió 1.500 puestos laborales en un año, de un total de 30.000, y la tasa de desempleo crece un 1,5% cada mes

PALMA DE MALLORCA, 17 (EUROPA PRESS)

El sector del pequeño y mediano Comercio de Mallorca registró un acusado descenso en las ventas durante los primeros meses de este año con 60 millones de caída en enero y febrero, que se convertirán en unos 100 millones cuando se contabilicen las ventas de marzo. A esta cifra cabe sumar los 90 millones de descenso contabilizados entre octubre y noviembre de 2008, totalizando 190 millones de euros en sólo medio año.

Al menos, esos son los datos y las estimaciones que recoge la patronal Pimeco en un estudio interno, al que tuvo acceso Europa Press, y del que se desprende que el descenso de actividad supera ligeramente el 5%, ya que la facturación anual media de este sector, integrado por unas 10.800 empresas minoristas, ascendía antes de la llegada de la crisis económica y financiera a 3.500 millones de euros.

Esta situación está teniendo consecuencias negativas en la contratación de personal laboral, precisamente en la actividad que suma más plantillas en la isla --aunque más exiguas, ya que en muchos casos se sitúan entre uno y dos empleados--, con la pérdida de 1.500 puestos de trabajo en el último año y una tendencia a la desocupación que crece a un ritmo del 1,5% por ciento mensual, según la patronal sectorial.

Así, el pasado mes de febrero, el volumen de ocupados en pymes comerciales de Mallorca ascendía a 29.880 personas, lo que supone 2.650 menos que el promedio mensual registrado en 2008. Dato que su presidente, Bernat Coll, consideró prueba de que esta actividad se encuentra "en caída libre", idea que refuerza una Semana Santa floja, caracterizada por las reservas tardías y el escaso gasto en destino, y unas malas perspectivas para la temporada turística alta.

Para atajar la situación "necesitamos ayudas de todo tipo", como más facilidades para obtener los avales de la sociedad de garantía recíproca ISBA para solicitar créditos de capital circulante para las empresas, ya que las medidas adoptadas al respecto "no están dando el resultado esperado" y, por otro lado, tampoco se conceden préstamos a los consumidores, que son una clave para la operatividad de algunos segmentos de esta actividad, como es el caso de los electrodomésticos.

El líder patronal afirmó que es necesario "generar empleo", porque "es bueno que la calle esté animada, pero los bolsillos no lo están" a causa del alto endeudamiento de las familias y del incremento en los despidos laborales --con 75.000 parados en Baleares--, factores clave para la falta de confianza que se da actualmente en el mercado y que, además, no se han visto hasta ahora mitigados por una mejoría continuada en la meteorología con la llegada de la primavera.

IVA Y MÓDULOS

Además de iniciativas de dinamización comercial similares a las que se realizan en determinadas épocas del año --como Navidad--, Coll consideró necesario aplicar medidas de amortiguación fiscal, como la retirada de los módulos trimestrales de pago del IVA, una fórmula que "iba bien durante los años buenos, pero no ahora" y, de hecho, consideró que el impuesto del valor añadido se debería abonar a la Agencia Tributaria "una vez se haya cobrado" y no al revés, como hasta ahora.

Precisamente, en los últimos días se publicó que Baleares es la segunda Comunidad Autónoma con más efectos de comercio impagados sobre vencidos, con un 8,2 por ciento del total, por detrás sólo de Canarias y dos puntos por encima de la media nacional (6,2 por ciento) mientras que el importe medio de esos bienes comprados a plazos y desvueltos por impago alcanzó los 3.330 euros, un 18,5 por ciento por encima del conjunto nacional, y un 6,25 por ciento menos que en 2008, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).