El Gobierno actuará "con todos a los medios a su alcance" contra la expropiación de Repsol


Los 100 días de Rajoy

Los 100 días de Rajoy C. Ibáñez

"El Consejo de Ministros lleva trabajando intensamente, con discreción, pero intensamente, sobre este asunto, desde el mes de enero", ha confesado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, respecto a la guerra desatada en torno a Repsol-YPF.La vicepresidenta ha hecho estas declaraciones durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que se ha aprobado el nuevo plan de Lucha Contra el Fraude y se ha anunciado una nueva reforma de la Eduación.La tensión entre España y Argentina por YPF, filial de Repsol, alcanzó ayer sus máximas cotas al conocer un proyecto de ley dirigido a expropiar la mayoría del capital de la participada.Sin embargo, la ofensiva diplomática del Gobierno español, y la advertencia de que cualquier acción contra las empresas españolas será considerado un ataque directo a nuestro país, hizo que la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner se replanteara la situación.De hecho, Sáenz de Santamaría ha asegurado que, al menos por el momento, su Ejecutivo no tiene constancia de que se hayan llevado a cabo las amenazas.Pero, si finalmente llegaran a cuajar, se trataría de una noticia "muy negativa para los intereses de todos los españoles y la obligación del Gobierno es defender los intereses españoles por todos los medios", ha añadido.Consciente de que las palabras tienen ahora gran importancia, Sáenz de Santamaría ha reiterado que "el Gobierno actuará con todas las medidas a su alcance para evitar que decisiones de esta naturaleza puedan llegar a producirse".No obstante, ha declinado en todo momento puntualizar qué tipo de medidas serán las que lleve a cabo España si Argentina termina expropiando YPF.Lo que sí ha confesado es que en las últimas semanas el Ejecutivo ha ido preparando el terreno tanto con la Unión Europea como con países latinoamericanos, inlcuidos los que son socios tradicionales de Argentina."Hay desplegada toda una estrategia en el ámbito internacional", ha reconocido la vicepresidenta, dirigida a hacerle ver a Argentina que una medida de este tipo tendría consecuencias más allá de las fronteras españolas.