El gobierno alemán estudia ofertas por Opel y el comité elabora una alternativa

  • Berlín, 21 may (EFE).- El Gobierno alemán estudia a toda prisa las ofertas presentadas hasta ayer por tres inversores interesados en adquirir Opel -el italiano Fiat, el canadiense- suiza Magna y el estadounidense Rippelwood-, mientras el comité de empresa elabora una alternativa, consistente en un plan de absorción.

El gobierno alemán estudia ofertas por Opel y el comité elabora una alternativa

El gobierno alemán estudia ofertas por Opel y el comité elabora una alternativa

Berlín, 21 may (EFE).- El Gobierno alemán estudia a toda prisa las ofertas presentadas hasta ayer por tres inversores interesados en adquirir Opel -el italiano Fiat, el canadiense- suiza Magna y el estadounidense Rippelwood-, mientras el comité de empresa elabora una alternativa, consistente en un plan de absorción.

El equipo de expertos gubernamental analiza ya los planes recibidos, incluso hoy, festivo en Alemania, con la intención de transmitir lo antes posible sus conclusiones a la casa matriz, General Motors (GM).

Paralelamente, el comité de empresa está trabajando en un plan alternativo que, según informaciones de la edición digital de "Der Spiegel", consistiría en negociar una absorción e incluiría sacrificios salariales por parte de la plantilla.

La canciller Angela Merkel y varios de sus ministros -de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, de Finanzas, Peer Steinbrück, de Trabajo, Olaf Scholz, así como el vicecanciller y titular de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier- analizaron ayer en Cancillería las ofertas recibidas.

Por parte del Ejecutivo se ha mantenido la línea del absoluto silencio respecto a esos planes y lo único que trascendió tras la reunión es que se había flexibilizado algo el plazo para presentar esos conceptos, que inicialmente vencía a las 16.00 GMT de ayer.

Hasta ahora se han presentado tres ofertantes: los dos ya conocidos, el grupo automovilístico italiano Fiat y el fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna, a los que finalmente se unió el inversor estadounidense Ripplewood.

Berlín no ha ocultado que preferiría un inversor industrial, con conocimiento de la materia, mas que uno meramente financiero.

Guttenberg había adelantado el lunes que si alguno de los planes presentados convencía al gobierno, era posible que una delegación gubernamental viajara esta misma semana a EEUU para negociarlo con GM y su principal acreedor, el Estado.

Su portavoz subrayó ayer que la decisión definitiva la deberá tomar en cualquier caso GM, aunque añadió que el Gobierno alemán, como principal avalista de los créditos necesarios para la supervivencia de Opel, podría rechazar una opción que satisfactoria.

Berlín ha propuesto un modelo de financiación transitoria para salvar los activos europeos de una eventual suspensión de pagos de la casa matriz, lo que en Europa prácticamente se da por hecho.

La decisión sobre este problema deberá caer en el curso de la próxima semana pues el plazo dado por la Administración estadounidense a los acreedores de GM para aceptar el plan de saneamiento vence el próximo día 29.

El modelo alemán contempla la creación de una entidad fiduciaria que administraría el negocio mientras se ultiman los detalles con el inversor que haya ganado la puja.

Guttenberg ha asegurado, sin embargo, que esta solución tan sólo se plantea en el caso de que haya una oferta que convenza, y no quiso excluir una suspensión de pagos de Opel.