El Gobierno alemán sigue hoy buscando una solución para Opel

  • Berlín, 29 may (EFE).- El gobierno alemán prosigue hoy las gestiones en busca de una solución para Opel, la filial europea de General Motors, a la espera de que sus inversores potenciales, Fiat y Magna, mejoren sus ofertas.

Berlín, 29 may (EFE).- El gobierno alemán prosigue hoy las gestiones en busca de una solución para Opel, la filial europea de General Motors, a la espera de que sus inversores potenciales, Fiat y Magna, mejoren sus ofertas.

La canciller, Angela Merkel, ha convocado para las 14.00 GMT a los ministros de Economía, Finanzas, Trabajo y el vicecanciller, además de a los jefes de gobierno de los cuatro estados federados con plantas de Opel.

En la reunión participarán también representantes de General Motos y del gobierno estadounidense.

A pesar del fracaso de la última ronda de negociaciones, el miércoles por la noche, el ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, ha anunciado que el gobierno alemán seguirá apostando alto.

"Quien conoce las negociaciones en Estados Unidos o con empresas estadounidenses sabe que se apuesta muy alto hasta el final", dijo anoche Guttenberg en declaraciones a la segunda cadena de televisión pública "ZDF".

En la citada entrevista, el ministro justificó su postura de mantener como opción la insolvencia para Opel, precisamente para demostrar a Estados Unidos "que estamos dispuestos a no atender las exigencias estadounidenses si no hay compromiso por su parte".

El gobierno alemán se había mostrado visiblemente molesto por el curso de las últimas negociaciones en las que la parte estadounidense salió "por sorpresa con nuevas cifras".

La central de GM, que el mismo miércoles había abierto la vía a un posible comprador al acceder a la separación total de Opel, tal como exigía Berlín, pidió de repente una financiación adicional de 300 millones de euros, a añadir a los 1.500 millones de avales previstos por Berlín.

A ello se unió el malestar por las conversaciones, igualmente infructuosas, con el enviado del Tesoro, un funcionario sin capacidad real de decisión, cuya gestión en Cancillería se concentraba en consultar telefónicamente con sus superiores en EEUU.

Berlín ha dado ahora a la parte estadounidense y a los potenciales inversores Fiat y Magna hasta las 12.00 GMT para llegar a un acuerdo sobre estos fondos adicionales.

El gobierno de Merkel ha dejado claro que sólo dará luz verde a los avales públicos si quedan garantizadas las formalidades de devolución a los bancos que deberán dar estos créditos.

El fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna sigue perfilándose como el favorito de la operación, pues, según fuentes gubernamentales, se mostró inmediatamente dispuesto a asumir la carga económica adicional.

La reunión en la Cancillería estará precedida por una en Bruselas de representantes de los países europeos con plantas de General Motors (Alemania, Reino Unido, Bélgica, España, Polonia y Suecia).