El Gobierno de Perú trabaja en el rescate para Doe Run ante el enojo del gremio minero

  • Lima, 20 may (EFE).- El Gobierno peruano evalúa un plan para salvar de la crisis a Doe Run Perú, una empresa estadounidense que ha causado malestar en el gremio minero por incumplimiento de sus compromisos a pesar de tener un crédito de 175 millones de dólares, informó hoy el diario Gestión.

El Gobierno de Perú trabaja en el rescate para Doe Run ante el enojo del gremio minero

El Gobierno de Perú trabaja en el rescate para Doe Run ante el enojo del gremio minero

Lima, 20 may (EFE).- El Gobierno peruano evalúa un plan para salvar de la crisis a Doe Run Perú, una empresa estadounidense que ha causado malestar en el gremio minero por incumplimiento de sus compromisos a pesar de tener un crédito de 175 millones de dólares, informó hoy el diario Gestión.

El primer ministro peruano, Yehude Simon, confirmó que "el Ejecutivo está haciendo las coordinaciones entre diversas empresas para ayudar (a Doe Run)", a fin de encontrar soluciones para los pagos incumplidos con los proveedores, según Gestión.

La minera Doe Run Perú opera el Complejo Metalúrgico de La Oroya, en la región de Junín, desde 1997, y la mina Cobriza, en Huancavelica, desde 1998, donde produce plomo, zinc, cobre, plata y oro, además de subproductos como el ácido sulfúrico y el indio.

Sin embargo, a raíz de la crisis financiera internacional, la principal procesadora de metal del centro de Perú redujo sus operaciones al mínimo aduciendo que no tenía recursos suficientes, después de que se le suspendió un crédito de un conjunto de bancos extranjeros.

Gestión indicó hoy que representantes de las empresas proveedoras de minerales, que se procesan en La Oroya, se reunieron con el ministro de Economía, Luis Carranza, para plantear fórmulas de solución entre Doe Run y sus acreedores, pues la empresa estaría también buscando una prórroga al plazo para culminar su programa de protección medioambiental, que vence en octubre próximo.

Después de una serie de conversaciones entre el Gobierno y varias mineras peruanas, Carranza anunció el 2 de abril pasado que un grupo de empresas privadas se comprometió a avalar un crédito de 175 millones de dólares para que Doe Run, filial del grupo estadounidense Renco, pueda reanudar sus operaciones.

Sin embargo, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) emitió ayer un comunicado en el que expresó su malestar por el incumplimiento de Doe Run a los últimos acuerdos para mantener las operaciones en La Oroya, que es la refinadora básica de las minas del centro metalúrgico de la empresa.

"La SNMPE expresa su preocupación porque Doe Run Perú no estaría demostrando voluntad de dar cabal cumplimiento a los compromisos asumidos para el rescate financiero", señala el comunicado.

El influyente gremio privado advirtió que "el incumplimiento del Código de Conducta determinará la aplicación del procedimiento contemplado en los Estatutos del gremio", en referencia a un probable retiro de la institución.

Para la sociedad minera, la actitud de Doe Run pone también "en grave riesgo el empleo de sus trabajadores y el oportuno cumplimiento del PAMA (Programa de Adecuación y Manejo Ambiental)", pendiente desde 2006 y que debe ser cumplido antes de octubre de este año".

Doe Run ha sido frecuentemente criticada por la altísima contaminación que genera su fundición, que hace de La Oroya el municipio más contaminado de América, motivo por el cual es una prioridad para el gremio minero que su asociada culmine a tiempo con su PAMA.