El Gobierno ve insuficientes las ofertas por Opel y los trabajadores prefieren a Magna

  • Berlín, 26 may (EFE).- El gobierno alemán considera insuficientes las ofertas presentadas hasta ahora por potenciales compradores interesados en el fabricante de automóviles Opel, mientras que los trabajadores muestran preferencia por la oferta del productor de componentes automovilísticos austriaco-canadiense Magna.

Berlín, 26 may (EFE).- El gobierno alemán considera insuficientes las ofertas presentadas hasta ahora por potenciales compradores interesados en el fabricante de automóviles Opel, mientras que los trabajadores muestran preferencia por la oferta del productor de componentes automovilísticos austriaco-canadiense Magna.

"Magna está de momento en la Pole Position", dijo hoy el presidente del comité de empresa, Klaus Franz, recurriendo a una imagen tomada de la Fórmula 1, tras una reunión con representantes de Magna y del inversor financiero estadounidense Ripplewood en Rüsselheim.

Franz, por otra parte, se mostró molesto de que los representantes del grupo automovilístico Fiat -otro posible inversor- no asistieran a la reunión con representantes de los trabajadores.

Mientras tanto, el ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, insistió hoy en que las ofertas presentadas hasta ahora tienen que ser mejoradas para que puedan ser respaldadas por avales estatales.

Guttenberg, que participó esta mañana en una reunión de la canciller Angela Merkel con el consejero delegado del grupo Fiat, Sergio Marchionne, dijo que "los italianos no han hecho una mala oferta" pero requiere mejoras.

"La oferta es seria. Pero se necesitan mejoras", dijo Guttenberg ante el grupo parlamentario conjunto de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y su propio partido, la Unión Cristianosocial (CSU).

Guttenberg agregó que la misma apreciación es válida para la oferta presentada Magna.

Guttenberg reiteró además que se debe mantener abierta la opción de que Opel declare su insolvencia, manteniendo así una posición que le ha valido muchas críticas.

La meta del gobierno alemán es llegar a una decisión antes de que el consorcio matriz de Opel, la estadounidense General Motors (GM), declare la suspensión de pagos.

Se espera que una reunión convocada para mañana -en la que participaran representantes del gobierno, de los estados federados donde Opel tiene plantas, de GM y GM Europa, de los posibles inversores y del gobierno de Estados Unidos- arroje conclusiones decisivas.

El gobierno alemán, sin embargo, quiere mantener todas las opciones abiertas hasta el último momento, aunque en los últimos días se ha dejado entrever cierta preferencia por la oferta de Magna.

Sobre todo del lado del Partido Socialdemócrata (SPD), socio de la gran coalición, ha habido voces que se decantan claramente a favor de Magna, entre ellas la del jefe del grupo parlamentario, Peter Strück.

En todo caso, ninguna de las ofertas presenta una solución indolora para los trabajadores, como lo reconoció hoy Franz

Tanto Magna como Rippelwood prevén el recorte de 10.000 empleos si entran en Opel, explicó Franz que no pudo precisar cuantos recortes de empleo prevé Fiat, tercer inversor en liza, pues el fabricante italiano rechazó la invitación de los trabajadores para exponer sus planes.

Franz criticó duramente ese gesto, en tanto que Fiat fue la primera empresa a la que invitó y consideró el hecho "inaceptable" y una "provocación".

El consejero delegado de Fiat, Sergio Marchionne, se reunió con directivos de Opel en Rüsselsheim el pasado 18 de mayo, pero no con los sindicatos, que desde el inicio se han declarado contrarios a la entrada eventual de Fiat en la filial alemana de General Motors.

No obstante, Franz en declaraciones a EFE reconoció que sí ha habido un contacto entre Fiat y los sindicatos y que él mismo se entrevistó con Marchionne hace dos semanas en Berlín.

Los sindicatos de Opel creen que no hay sinergia posible entre esa marca y Fiat y temen además que si los italianos entran en Opel los despidos serán masivos.

Tras la reunión con los representantes de Magna y Rippelwood, Franz dijo que éstos no precisaron cuáles serán los centros de producción más afectados por los recortes de empleo en Europa, y destacó que tampoco se habló del cierre de alguna factoría.

El comité de empresa europeo de General Motors exigió al inversor que logre entrar en Opel que no cierre ninguna planta y que no lleve a cabo despidos forzosos en Europa.