El IEF identifica "la crispación política" como una causa de la crisis

  • Sitges (Barcelona), 28 may (EFE).- El presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Simón Pedro Barceló, ha asegurado hoy que el organismo que encabeza ha identificado "la crispación política" como una de las causas de la crisis económica que está viviendo España.

Sitges (Barcelona), 28 may (EFE).- El presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Simón Pedro Barceló, ha asegurado hoy que el organismo que encabeza ha identificado "la crispación política" como una de las causas de la crisis económica que está viviendo España.

"El origen de nuestros problemas está, en parte, en la desmedida tensión política que se ha vivido en los últimos años", ha manifestado hoy Simón Pedro Barceló.

En su participación en las XXV jornadas de la Reunión del Círculo de Economía, el presidente de los empresarios familiares ha asegurado en su discurso que "hoy estamos recogiendo el fruto de una crispación que no encajaba con la situación económica que estábamos viviendo".

"Hace año y medio, con el PIB y la competitividad española creciendo casi al 4%, nuestro presidente de entonces, Juan Roig, ya invocó la necesidad del consenso de la mayoría de las fuerzas políticas", por lo que ha reivindicado la autoridad moral de este 'lobby' para hacer esta petición.

En opinión de Simón Pedro Barceló, esta crispación política no ha desaparecido y por ello ha insistido en que "hay que evitar caer en una nueva espiral política que en este caso generaría la crisis y no el inminente calendario de unas nuevas elecciones".

Barceló, que además preside el grupo hotelero Barceló, ha denunciado aspectos de la administración que, a su juicio, no están funcionando demasiado bien, tales como que no se cumple el plazo de 60 días para pagar en las administraciones públicas, y ha propuesto al efecto reducir dicho plazo a 30 días.

También ha criticado que "no tiene sentido que las administraciones públicas aumenten su personal y sus salarios mientras el sector privado los recorta y se pierde un millón de empleos".

Simón Pedro Barceló ha recordado las propuestas concretas que "consideramos urgentes" y que el IEF ya ha trasladado al Gobierno.

Entre ellas se encuentra reducir 5 puntos el impuesto de sociedades, para colocarlo en la media de la UE; dejar exentos fiscalmente la reinversión de beneficios, no aumentar el número de funcionarios ni su coste para los ciudadanos, reducir los costes administrativos para las empresas y una nueva reforma laboral "más basada en abaratar el mantenimiento del empleo que los costes del despido".

En línea con la rebaja de los niveles de crispación política, Barceló ha mantenido que "el PP debería participar en la aplicación de todas estas medidas".

No ha faltado el punto autocrítico asegurando que "los empresarios también tenemos que hacer deberes y en el futuro no podemos basar nuestro crecimiento en los niveles de apalancamiento, o en una gestión basada en la falta de transparencia".