El ministro alemán responsabiliza a EEUU de falta de acuerdo para salvar a Opel

  • Berlín, 28 may (EFE).- El ministro alemán de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, responsabilizó hoy a EEUU de la falta de acuerdo para la solución fiduciaria propuesta por el gobierno de Berlín, tras la maratoniana reunión mantenida en la Cancillería en busca de una solución para la filial europea de General Motors (GM).

Berlín, 28 may (EFE).- El ministro alemán de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, responsabilizó hoy a EEUU de la falta de acuerdo para la solución fiduciaria propuesta por el gobierno de Berlín, tras la maratoniana reunión mantenida en la Cancillería en busca de una solución para la filial europea de General Motors (GM).

Por parte de EEUU se presentaron "sorprendentemente nuevas cifras", que obligarían al Estado alemán a cubrir unos 300 millones de euros más -adicionales a los 1.500 millones de euros previstos-, indicó Guttenberg hoy en unas declaraciones a la televisión pública alemana.

Esto supone "una nueva situación" que obliga a replantearse la solución fiduciaria favorecida por Berlín, por lo que se decidió suspender las negociaciones y convocar una nueva reunión para el viernes, explicó el ministro.

"No tenemos las suficientes garantías para la financiación de un periodo de transición", indicó el ministro.

A la reunión, que comenzó a las 18.00 GMT de ayer y terminó a las 02.30 GMT de hoy, asistieron junto a la canciller, Angela Merkel, varios de sus ministros y representantes de los "Länder" con plantas de Opel, los directivos de los inversores potenciales, de GM Europa y un funcionario del departamento del Tesoro de EEUU.

Las principales dificultades vinieron por parte del enviado del gobierno de EEUU, según Guttenberg y su colega de Finanzas, Peer Steinbrück.

Hasta esa reunión, Berlín mantenía abiertas las opciones de los tres principales inversores potenciales, el grupo italiano Fiat, el austríaco canadiense Magna y el estadounidense Rippelwood.

Magna, cuyo plan partía como favorito, ha mejorado su oferta, lo mismo que hizo en días pasados Fiat, mientras que Rippelwood ha quedado descartado, según fuentes gubernamentales alemanas.

La última palabra la tiene EEUU, aunque Berlín juega un papel determinante en la búsqueda de una solución para Opel, en tanto que principal avalista de los créditos que precisará la filial europea de GM para esa transición.

A esas opciones conocidas se añadió en el último momento el grupo chino Beijing Automotive Industry Corp (BAIC), que no ha presentado aún planes concretos, pero que tampoco ha quedado descartado para futuras negociaciones.

De no prosperar la opción fiduciaria, Berlín se reserva la carta de una "insolvencia ordenada", como la ha calificado el ministro Guttenberg.

La reunión en la Cancillería comenzó horas después del anuncio de que la matriz accedía a separarse totalmente de Opel, condición previa impuesta por Berlín, lo que dejaba el camino libre a un comprador.

Opel tiene fábricas en Alemania, Suecia, España, Reino Unido, Polonia y Bélgica, con un total de 52.000 empleados, de los cuales 25.000 corresponden a las plantas germanas.