El presidente de GM reitera que su deseo es que la empresa no suspenda pagos

  • Washington, 17 abr (EFE).- General Motors (GM) sigue prefiriendo realizar su reestructuración sin recurrir a la suspensión de pagos, reiteró hoy el presidente de la empresa, Fritz Henderson, quien advirtió, sin embargo, que "el reloj está en marcha" y que el tiempo se está acabando.

El presidente de GM reitera que su deseo es que la empresa no suspenda pagos

El presidente de GM reitera que su deseo es que la empresa no suspenda pagos

Washington, 17 abr (EFE).- General Motors (GM) sigue prefiriendo realizar su reestructuración sin recurrir a la suspensión de pagos, reiteró hoy el presidente de la empresa, Fritz Henderson, quien advirtió, sin embargo, que "el reloj está en marcha" y que el tiempo se está acabando.

El directivo del mayor fabricante estadounidense de automóviles también dijo que las informaciones sobre presiones de Washington para que GM se deshaga de todas sus marcas excepto dos, Chevrolet y Cadillac, son sólo "especulaciones".

Henderson aseguró que los planes de reestructuración establecen que la futura GM se basará en cuatro marcas (Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC) y calificó estas dos últimas como "muy rentables".

Pero también añadió: "estamos estudiando todas nuestras marcas".

"Lo que estamos haciendo es asegurarnos que cada producto que tenemos en esas marcas tiene una razón de ser. A medida que finalizamos nuestro plan, cada marca tiene que tener un propósito y un objetivo", dijo.

Sobre la posible declaración de bancarrota, el directivo señaló que es "erróneo" afirmar que General Motors prefiere recurrir a la suspensión de pagos y explicó que la decisión será tomada de forma conjunta por la empresa y el Departamento del Tesoro.

"Preferimos realizar la reestructuración sin recurrir a la suspensión de pagos, pero el objetivo final es la reestructuración", añadió.

El presidente de GM, que se hizo con el liderazgo del fabricante el pasado 30 de marzo después de que el Departamento del Tesoro forzara la salida de su antecesor, Rick Wagoner, también dijo que "estamos realizando planes de contingencia" en caso de que la empresa tenga que recurrir a la suspensión de pagos.

En marzo, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que GM tiene hasta el 1 de junio para preparar un plan de reestructuración que garantice la supervivencia de la empresa. Si no lo consigue, se tendrá que declarar en bancarrota.

GM ha recibido 13.400 millones de dólares en préstamos otorgados por el Departamento del Tesoro.

Cuando se le pidió que evaluara las posibilidades de que GM se declare en suspensión de pagos, Henderson dijo: "hace varias semanas pensé que había más probabilidades de que tuviéramos que recurrir al proceso de bancarrota y eso se mantiene hoy, pero no aventuraría una suposición de cuáles son esas probabilidades".

Henderson explicó que la planificación de la reestructuración con o sin suspensión de pagos es muy parecida.

"Muchas de las acciones son similares, lo que es diferente es cómo lo logras. Si no podemos lograrlo antes del 1 de junio, recurriremos a la suspensión de pagos", continuó.

El directivo también reconoció que tendrá que eliminar más puestos de trabajo de lo anunciado el pasado 17 de febrero, cuando GM dijo que para 2012 cerraría 14 de sus 47 plantas y eliminaría 47.000 de los 244.000 empleados que tiene en todo el mundo.

Sin embargo, Henderson no quiso ofrecer detalles de la magnitud de la nueva reducción de los puestos de trabajo.

Durante la conferencia de prensa también reveló que decidió no vender la subsidiaria AC Delco (que produce filtros de aire, baterías y otros componentes eléctricos) al no recibir ofertas lo suficientemente buenas.

Henderson dijo que AC Delco es muy rentable y que GM prefiere "quedársela y expandir" si no obtiene el precio adecuado.

Con respecto a la marca Hummer, el presidente de GM dijo a finales de mes que podría llegar a una decisión sobre el futuro de la marca especializada en vehículos todoterreno.

Henderson reveló que tras buscar compradores "de forma activa", la empresa ha identificado tres grupos interesados.

También confirmó que un grupo inversor junto con una red de concesionarios están interesados en la compra de Saturn, pero dijo que no son la única parte que ha expresado su deseo de hacerse con la marca.