El secretario del Consejo de Sniace asegura que no tiene poderes ejecutivos en la empresa

La Fiscalía avanza que pedirá cinco años de intervención administrativa de la empresa por verter al río sin autorización

SANTANDER, 4 (EUROPA PRESS)

El secretario del Consejo de Administración de Sniace, Miguel Gómez de Liaño, sostuvo hoy que no tiene poderes ejecutivos en la empresa, a la que se limita a prestar asesoría en información jurídica en su calidad de letrado.

De esta forma, cuando la Confederación Hidrográfica del Norte (CHN) revocó a la fábrica de Torrelavega (Cantabria) la autorización para realizar vertidos en el Saja-Besaya, el también consejero de esta compañía trasladó esta información a los miembros del Consejo, explicándoles que interrumpir el vertido implicaba parar la actividad industrial.

Así lo relató en su declaración ante la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria, que le juzga por un delito contra el Medio Ambiente para el que el Ministerio Fiscal le pide una pena de cinco años de prisión, por un vertido que efectuó la empresa en diciembre de 2003 sin la oportuna autorización.

Además, la Fiscal avanzó que al término del juicio, en principio el próximo miércoles, sumará a sus peticiones de pena la de la intervención administrativa de la empresa durante un plazo de cinco años, y señaló que en la actualidad, Sniace sigue realizando vertidos sin autorización incumpliendo lo establecido en la Autorización Ambiental Integrada (AAI) que le concedió el Gobierno de Cantabria.

Según relató Gómez de Liaño, Sniace contó a partir de 2002 de un Plan para la Regularización de Vertidos que especificaba cuatro fases con sus cuatro correspondientes períodos de tiempo y los objetivos que se alcanzarían en cada uno de ellos.

Cuando estuvo a punto de caducarse, los responsables de la empresa advirtieron a la CHN de que iba a ser "imposible" que sus objetivos pudieran cumplirse y no se podría pasar a la segunda fase, por lo que reclamaron que se prorrogara el plazo.

La responsable de Medio Ambiente y Calidad de Sniace, María Victoria Peón Pérez, contó que desde la propia Confederación se les recomendó que pidieran la prórroga o la fijación de un nuevo calendario, en un encuentro en Oviedo con el jefe de área de Vertidos, Carlos Blanco, del que dedujo que su petición sería atendida, cosa que finalmente no sucedió.

Gómez de Liaño expuso que esto sucedió en un momento, 2003, en que la empresa sufría "pérdidas considerables" y que había realizado inversiones de carácter medioambiental, como la planta de blanqueado de lejías o la de zinc, que empezarían a funcionar en los siguientes meses.

(Seguirá ampliación)