El tráfico europeo de viajeros retrocedió un 4,7% hasta febrero, según la AEA

La asociación pide apoyo político sobre las reformas necesarias para reflotar el sector

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El tráfico europeo de viajeros registró un retroceso del 6,2% durante los dos primeros meses del año, tras caer un 3,9% en enero y un 8,8% en febrero, según anunció hoy la Asociación de Aerolíneas Europeas (AEA) en un comunicado.

La AEA mostró una evidente preocupación por las cifras, que "revelan la extensión de la actual recesión" y que se sitúan un 10% por debajo de las expectativas en un escenario de normalidad económica.

Los descensos se repartieron en torno a las regiones con mayor operatividad y las únicas regiones que mostraron un ligero incremento del tráfico fueron Oriente Próximo y el África subsahariana.

El descenso del tráfico se produjo en un entorno de recorte de capacidad en todas las regiones excepto en Oriente Próximo y el África subsahariana, aunque dichas reducciones no han sido suficientes para compensar los descensos del tráfico y los factores de ocupación.

Además de las rutas domésticas, en las que diversos cambios estructurales han impactado significativamente los flujos de tráfico, los mercados que registraron mayor debilidad fueron el del Atlántico Norte, con una caída del 7,9% y el transfronterizo europeo con un descenso del 8,2%.

Los descensos prosiguen en otras regiones, incluso en el mercado del Atlántico Sur, que registró un descenso del 4,1%, y en el Lejano Oriente, del 6%.

El factor de ocupación evolucionó a la baja a pesar de los recortes de capacidad y registró un retroceso de 1,1 puntos porcentuales hasta el 71,1%.

Además, el tráfico de carga registró una caída del 21,1% en enero y del 21% en febrero, cifras que son "por mucho" los peores retrocesos mensuales registrados en la historia.

La AEA adelantó además que las cifras provisionales de las primeras tres semanas de marzo apuntan hacia un descenso de los pasajeros cercano al 10%.

NO A LOS SUBSIDIOS, SÍ A LAS REFORMAS.

El secretario general de la AEA, Schulte-Strathaus, denunció que a pesar del deterioro "sin precedentes" del negocio de las aerolíneas, los proveedores aéreos de navegación intentan compensar las caídas del tráfico con subidas en sus tarifas.

"Numerosos aeropuertos clave han elevado sus precios para compensar, y si las aerolíneas intentan ajustar su demanda suspendiendo vuelos, corren el riesgo de perder sus 'slots'", destacó el responsable de la asociación.

Schulte-Strathauss aseguró que las aerolíneas no persiguen conseguir ayudas estatales "que no tienen cabida en el modelo del transporte aéreo actual por las distorsiones competitivas que crean", pero recalcó la existencia en la industria de "deficiencias estructurales" como barreras para la consolidación e infraestructuras adecuadas "que podrían redirigirse y ser remediadas ahora".