ELA rechaza el ERE de Arcelor Mittal porque "no garantiza el mantenimiento del empleo y la viabilidad de las plantas"

SAN SEBASTIAN, 15 (EUROPA PRESS)

La Federación del Metal de ELA manifestó hoy su rechazo a la última oferta que Arcelor Mittal ha planteado en la negociación sobre los aspectos comunes del Expediente de Regulación de Empleo temporal, presentado para todas las Empresas del Grupo en el Estado porque "no garantiza el mantenimiento del empleo y la viabilidad las plantas".

En un comunicado, el sindicato nacionalista aseguró que no reconoce a la Mesa Central de Negociación de Madrid "legitimidad sindical" para negociar un ERE que "afecta directamente a las plantas que la empresa tiene en Euskal Herria".

A su juicio, la creación de esta Mesa Central "ha desvirtuado y usurpado la legitimidad de los Comités de Empresa de los diferentes centros de trabajo, impidiendo en la práctica analizar y negociar sobre la situación real y concreta de cada uno de ellos".

ELA denunció que Arcelor Mittal ha planteado una negociación "puramente economicista" y que ha centrando toda la negociación en la discusión del porcentaje a complementar a la prestación de desempleo. "Este porcentaje se ha utilizado, como una cortina de humo, para no discutir aspectos fundamentales, como la garantía del mantenimiento del nivel actual de empleo y la futura viabilidad de todas y cada una de las plantas que la compañía tiene en Euskal Herria", criticó.

En esa línea, la central sindical acusó a la multinacional de "cargar sobre la espalda de los trabajadores de la empresa el coste de una crisis, de la cual no son responsables" pero que "van a financiar con parte de su salario, al imponer para el año 2009, congelación salarial". "A la vez que aplica un ERE que mediante fondos provenientes del INEM sanea la cuenta de resultados de la compañía, añadió.

ELA aseguró que las decisiones adoptadas por Arcelor Mittal "están teniendo una influencia directa en las instalaciones productivas de las plantas que tiene en Euskal Herria", al tiempo que mostró su "preocupación por las futuras consecuencias", por lo que exigió que "se garanticen las inversiones previstas y las cargas de producción necesarios para saturar las instalaciones".

Finalmente, el sindicato remarcó que no va a ser "cómplice, con su firma, de ser un fiel servidor a los intereses" de Arcelor Mittal ni será participe de "la estrategia consistente en revertir la actual crisis en los bolsillos del conjunto de trabajadores de la empresa, haciendo de ellos los únicos paganos de la actual falta de liquidez de la compañía".