Espinosa dice que el comercio de porcino con Rusia funciona casi con normalidad

  • Roma, 26 may (EFE).- La ministra española de Medio Ambiente, Elena Espinosa, dijo hoy que la exportación de porcino a Rusia funciona "prácticamente con absoluta normalidad" y que en el momento "en que se aclaren" las peticiones rusas, volverá a la normalidad el comercio con las tres provincias sobre las que aún pesa el veto.

Espinosa dice que el comercio de porcino con Rusia funciona casi con normalidad

Espinosa dice que el comercio de porcino con Rusia funciona casi con normalidad

Roma, 26 may (EFE).- La ministra española de Medio Ambiente, Elena Espinosa, dijo hoy que la exportación de porcino a Rusia funciona "prácticamente con absoluta normalidad" y que en el momento "en que se aclaren" las peticiones rusas, volverá a la normalidad el comercio con las tres provincias sobre las que aún pesa el veto.

Estas tres provincias son Barcelona, Sevilla y Valencia.

Espinosa hizo estas declaraciones a los periodistas antes de participar en una jornada sobre el sector agroalimentario mediterráneo organizada en Roma por el Senado italiano.

La titular de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino explicó que las autoridades rusas han pedido a España garantías de que "las personas que puedan estar afectadas por la gripe A no estén relacionadas con la manipulación de alimentos o con la producción en origen".

"No hay ningún caso", aclaró Espinosa, que añadió que el Ejecutivo español no solamente está remitiendo a Rusia la información oficial, sino que "con toda transparencia, se está colgando en la página web del Ministerio de Sanidad".

En cuanto a las medidas propuestas ayer en la reunión de los ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea (UE) con respecto a los sectores lácteo y oleico, Espinosa destacó la que permitirá el almacenamiento privado de aceite.

"Ha pasado la Comisión Interservicios sin ningún problema y la próxima semana irá al Comité Especial de Agricultura, donde la comisaria, (Mariann Fischer Boel), me ha transmitido personalmente que se debería aprobar sin ningún problema de ningún Estado miembro", puntualizó la ministra.

En su opinión, se trata de una medida que incentivará la promoción y la comercialización y que ayudará a sacar al sector de la situación de crisis que está atravesando.

Respecto al sector lácteo, Espinosa apostó por prorrogar las medidas que ya están en vigor y por poner en marcha otras como "llevar leche o productos lácteos a los colegios", así como utilizar "leche desnatada en polvo para alimentación animal".

"Esto nos llevaría a sacar leche de nuestro mercado y, como consecuencia, tratar de que los precios se recuperen un poco mas", indicó.

Espinosa evitó responder al candidato del Partido Popular en Cataluña a las elecciones europeas, Aleix Vidal-Quadras, quien ayer pidió su dimisión y dijo de ella que negocia con la UE como una "mosquita muerta".

"No me preocupo de eso en absoluto, mientras unos se dedican a criticar otros nos dedicamos a trabajar por el país, por nuestros agricultores, pescadores y ganaderos", apostilló.

La intervención de la ministra ante el Senado italiano versó sobre la candidatura presentada por España, Italia, Grecia y Marruecos para que la dieta mediterránea sea considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

La evaluación de este organismo está "en la recta final", ya que han empezado las evaluaciones de carácter técnico, aunque la UNESCO "no ha confirmado fecha" para la resolución.

"Se está hablando de septiembre", dijo Espinosa, para quien esta iniciativa no solamente se refiere a "unos alimentos", sino que "es también una cultura, una tradición y una historia que une a los países del Mediterráneo".

"Conseguido esto, también nos va a valer para tener ese sello como una supra-calidad diferenciada" que traiga como consecuencia "una promoción de los productos que forman parte de la dieta Mediterránea".

Espinosa apostó por promover las producciones locales, intensificar las acciones de armonización de criterios en materia de seguridad y calidad alimentarias, reforzar los vínculos a lo largo de la cadena de comercialización e incrementar la confianza en el espacio común de mercado de los países mediterráneos.

Italia y España representan más del 35% del total de las denominaciones de origen, indicaciones geográficas protegidas y especialidades tradicionales garantizadas inscritas en los registros de la Unión Europea.