Fuerte dispositivo policial en la segunda jornada de huelga que empieza con cortes de tráfico

  • Vigo, 21 may (EFE).- La segunda jornada de huelga en el sector metalúrgico de la provincia de Pontevedra se ha iniciado con una importante presencia policial y con cortes de tráfico de los trabajadores en las inmediaciones de los principales astilleros de Vigo.

Fuerte dispositivo policial en la segunda jornada de huelga que empieza con cortes de tráfico

Fuerte dispositivo policial en la segunda jornada de huelga que empieza con cortes de tráfico

Vigo, 21 may (EFE).- La segunda jornada de huelga en el sector metalúrgico de la provincia de Pontevedra se ha iniciado con una importante presencia policial y con cortes de tráfico de los trabajadores en las inmediaciones de los principales astilleros de Vigo.

Pasadas las 8:00 horas los huelguistas comenzaron a colapsar el tráfico, tanto por Bouzas como por de Guixar, las dos zonas viguesas en donde están ubicados astilleros como Freire, Barreras, Armón, Cardama (Bouzas) o Vulcano (Guixar).

La actividad en los astilleros está paralizada de nuevo hoy tras la primera jornada de huelga desarrollada ayer en Vigo, sin que se produjesen apenas incidentes.

El desarrollo de esta segunda jornada de huelga, por el momento, es una incógnita, lo único que avanzaron ayer los representantes de los trabajadores es que iba a ser "diferente" a otras movilizaciones y con ingredientes "innovadores".

Los piquetes informativos, según fuentes sindicales consultadas por Efe, no sólo se encuentran en los astilleros, sino que también están desde primera hora de la mañana en puntos como el polígono industrial de Vincios, en O Porriño, Mos y en la Avenida de Madrid.

Patronal y sindicatos siguen teniendo bloqueada la negociación del convenio colectivo, que en la provincia de Pontevedra afecta a más de 27.000 trabajadores.

Los empresarios piden dos años de vigencia del convenio y mantener el poder adquisitivo de los trabajadores, mientras que los representantes de los trabajadores exigen una duración de un año y un incremento salarial razonable, pero nunca congelación de los sueldos.