Iberdrola venderá activos por 2.500 millones y mejorará el beneficio ordinario

  • Madrid, 22 abr (EFE).- El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, pronosticó hoy que la compañía cerrará 2009 con un beneficio ordinario similar o superior al de 2008, mientras que el resultado neto dependerá de las plusvalías que logren con las desinversiones por valor de 2.500 millones que prevé hacer este año.

Madrid, 22 abr (EFE).- El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, pronosticó hoy que la compañía cerrará 2009 con un beneficio ordinario similar o superior al de 2008, mientras que el resultado neto dependerá de las plusvalías que logren con las desinversiones por valor de 2.500 millones que prevé hacer este año.

Respecto a 2010, Sánchez Galán reconoció que en el "peor de los escenarios" recortan un 10 por ciento su previsión de lograr ese año un beneficio neto de 3.500 millones de euros.

Entre los activos a vender, el presidente de Iberdrola mencionó edificios en renta y activos de gas que no encajan en el modelo de negocio eléctrico de la compañía.

"En 2009, el Ebitda -beneficio bruto de explotación- tendrá un crecimiento importante, mientras que el beneficio ordinario será similar o ligeramente superior al de 2008" y el resultado neto dependerá de las plusvalías que sean capaces de lograr por la venta de activos, dijo Sánchez Galán en la presentación a analistas de los resultados de la compañía en el primer trimestre.

Entre enero y marzo, Iberdrola ganó 793 millones de euros, el 34,2 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008, debido a la caída del negocio en España, por la bajada de la demanda y de los precios, y a que el año pasado obtuvo unos resultados extraordinarios de 535,9 millones de euros.

La compañía espera que la demanda y los precios de la electricidad se recuperen paulatinamente en lo que queda de año y "fuertemente" en 2010.

En cuanto a las desinversiones, con las que Iberdrola busca reducir deuda, la eléctrica no contempla la posibilidad de que no pueda colocar en el mercado los activos que tiene previsto vender porque son "muy líquidos, fácilmente vendibles y hay demanda" y porque, en algunos casos, las negociaciones están "relativamente avanzadas".