La CE trata de aclarar a los 27 qué ayudas pueden dar para extender la banda ancha

  • Bruselas, 19 may (EFE).- La Comisión Europea ha publicado hoy unas orientaciones generales, que todavía pueden ser modificadas, con las que pretende aclarar cómo se aplicarán las normas sobre ayudas de Estado a la financiación con fondos públicos de las nuevas redes de banda ancha.

La CE trata de aclarar a los 27 qué ayudas pueden dar para extender la banda ancha

La CE trata de aclarar a los 27 qué ayudas pueden dar para extender la banda ancha

Bruselas, 19 may (EFE).- La Comisión Europea ha publicado hoy unas orientaciones generales, que todavía pueden ser modificadas, con las que pretende aclarar cómo se aplicarán las normas sobre ayudas de Estado a la financiación con fondos públicos de las nuevas redes de banda ancha.

El Ejecutivo de la UE espera recibir aportaciones de los gobiernos, la industria y otros actores interesados, para lo que tienen de plazo hasta el 22 de junio, y después publicará las recomendaciones definitivas.

La idea de Bruselas es continuar con el enfoque aplicado hasta ahora, que ha permitido canalizar fondos públicos para mejorar las infraestructuras de banda ancha en las áreas rurales y remotas, donde los operadores privados no tienen grandes incentivos, al tiempo que aseguraba que la intervención pública no se convertía en competencia desleal para las empresas.

La Comisión hace hincapié en que la nueva generación de redes, que ofrecen muchas más prestaciones y cuyo desarrollo resulta clave en el actual contexto económico, constituye un gran reto tecnológico y requiere una inversión muy cuantiosa de los operadores.

En este escenario, plantea mantener la distinción entre las áreas donde faltan conexiones a internet de banda ancha (las llamadas zonas blancas), aquellas en las que solo hay una red desplegada (zonas grises) y aquellas con al menos dos competidores en servicios de banda ancha (zonas negras).

En principio, el Ejecutivo comunitario es favorable al apoyo público a la construcción de infraestructuras en las zonas blancas, pero es más escéptico sobre su necesidad en las áreas donde ya ha habido inversión privada, o está prevista, y existe competencia.