Las explotaciones que tiraron leche cerrarán el viernes y otras "caerán como moscas"

  • Santiago de Compostela, 26 may (EFE).- Los ganaderos de las dos explotaciones de San Cosme de Barreiros (Lugo) que derraman leche en protesta por la situación "insostenible" que atraviesa el sector cerrarán este viernes sus granjas si no encuentran comprador para el producto y auguran que otras muchas "van a ir cayendo como moscas".

Santiago de Compostela, 26 may (EFE).- Los ganaderos de las dos explotaciones de San Cosme de Barreiros (Lugo) que derraman leche en protesta por la situación "insostenible" que atraviesa el sector cerrarán este viernes sus granjas si no encuentran comprador para el producto y auguran que otras muchas "van a ir cayendo como moscas".

Así lo manifestó hoy a Efe Lucas Veiga, propietario de la Ganadería Veigueiro, quien explicó que ayer se reunió con Narciso Cid, dueño de Ganadería Cid, la otra explotación que secundó el derramamiento de leche, y ambos llegaron a la conclusión de que tendrán que echar el cierre a sus explotaciones ya porque "nadie puede vivir cuando los costes son muy superiores a los ingresos".

Pese a que su situación es "privilegiada" porque prácticamente no tienen deudas, Veiga indicó que pierden dinero "día tras día" y "esta situación no nos interesa".

"No queremos destruir nuestra empresa de esta manera. Tenemos muy claro que si esta semana no se soluciona la recogida de leche, a cualquier precio, las dos explotaciones tendremos que cerrar inmediatamente porque no queremos seguir perdiendo dinero", alegó.

Veigueiro, donde se ordeñan diariamente unas 125 vacas, tira 4.000 litros de leche cada jornada desde el pasado sábado, lo que le está ocasionado unas pérdidas de casi 2.500 euros diarios, unos 10.000 en los últimos cuatro, mientras que Cid ordeña 50 vacas y produce unos 2.000 litros diarios que también está derramando, con unas pérdidas estimadas en la mitad de las de Veigueiro.

Por ello, ambos ganaderos están dispuestos a vender la leche "al precio que nos quieran dar" y que están ofreciendo a distintas empresas y primeros compradores, e incluso han pedido la mediación del Consistorio de San Cosme de Barreiros para que presione a la Administración en la búsqueda de una solución inmediata, argumentó.

"Estamos decepcionados con la actitud de la Xunta, me parece totalmente increíble que nadie después de cuatro días tirando leche haya intentado ponerse en contacto con nosotros y vendernos un pequeño favor, ahora que estamos en plena campaña electoral. Parece que a nadie le importamos nada", insistió el propietario de esta explotación.

Lucas Veiga extendió esta decepción a los demás ganaderos gallegos, pues en estos momentos "tenían una muy buena oportunidad para presionar a todo el mundo e intentar cambiar el precio de la leche. Se están engañando a sí mismos, porque yo tendré que cerrar esta semana pero muchos otros van a tener que cerrar en quince días, un mes, dos meses, vamos a ir cayendo como moscas", auguró.

El propietario de la Ganadería Veigueiro aseguró que no quieren que los demás ganaderos paguen las consecuencias de su decisión de derramar la leche y por ello, dijo, pidieron al Sindicato Labrego Galego que "parara estas acciones porque nosotros lucharíamos solos e intentaríamos buscarnos la vida".

"No podemos dos ganaderos enfrentarnos a todos los ganaderos de Galicia porque nos van a culpar de que no les recojan la leche", recalcó tras recordar que Leche Río amenazó con dejar de recoger el producto en la Comunidad si no cesaba el acoso a sus cisternas.

Ganadería Veigueiro sostiene a tres miembros de su familia y Ganadería Cid a seis. Ante la posibilidad de que el viernes cierren las explotaciones, Lucas dice que se "agarra a cualquier cosa" pero en su zona, donde "siempre hay algo que hacer".