CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

Los acreedores de Reyal tienen un mes para comunicar cuánto les debe la inmobiliaria


  • La compañía solicitó concurso voluntario de acreedores a mediados de febrero al arrastrar un agujero patrimonial de 1.724 millones de euros.

  • Los bancos deben comunicar sus créditos a la administración concursal, integrada por representantes de la CNMV y la Agencia Tributaria.

Los acreedores de Reyal Urbis tienen un mes para comunicar sus créditos

Los acreedores de Reyal Urbis tienen un mes para comunicar sus créditos

EFE

Los acreedores de Reyal Urbis, en concurso voluntario de acreedores con un agujero patrimonial de 1.724 millones de euros, tienen un mes a partir de hoy para comunicar sus créditos a la administración concursal, integrada por representantes de la CNMV y de la Agencia Tributaria.

Según ha publicado hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE), el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha acordado que el deudor conserve las facultades de administración y de disposición de su patrimonio, pero sometidas a la intervención de la administración concursal.

La comunicación de los créditos deberá remitirse a la firma de auditoría BDO.

De acuerdo con el auto de declaración del concurso, la inmobiliaria arrastra un pasivo inicial de 4.345,4 millones y un activo de 2.621,3 millones, lo que arroja un déficit patrimonial de 1.724 millones.

Además de la deuda financiera que tiene contraída la sociedad con las entidades financieras por 3.613 millones, la principal entidad acreedora de la inmobiliaria es la Sareb, con cerca de 700 millones de euros, de los que 650 millones corresponden a Bankia y a NCG.

Según fuentes del sector, al margen de su pasivo financiero, la inmobiliaria debe además cerca de 368 millones a la Agencia Tributaria, mayoritariamente en concepto de IVA, y 215 millones al Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Asimismo, se incluyen cerca de 140 millones en deudas con proveedores.

En este contexto, el despacho de abogados Iure ha recordado que la situación de los compradores de viviendas de Reyal dependerá de si las viviendas están o no construidas y del plazo que la inmobiliaria había previsto para la entrega de las mismas.

En cuanto a los acreedores comerciales, el despacho ha subrayado la importancia de comunicar los créditos en tiempo y forma a fin de que no sean considerados subordinados, de peor grado a la hora de cobrar.

El pasado 19 de febrero, y ante el rechazo de la banca a refinanciar su deuda, Reyal Urbis presentó el concurso de acreedores, pasando a protagonizar la segunda mayor insolvencia de la historia de España, solo superada por la de Martinsa-Fadesa, que alcanzó un acuerdo con sus acreedores para pagar sus 7.200 millones de deuda en un plazo de hasta 10 años.

De acuerdo con la compañía, que hacía referencia a una tasación de Jones Lang Lasalle, el valor de sus activos a junio de 2012 era de 4.194 millones. Sin embargo, otras fuentes señalaron a EFE que desde el pasado año el valor de sus activos era inferior a su deuda.

Las mismas fuentes indicaron que los detonantes que llevaron a la compañía a solicitar el concurso fueron un embargo de 5 millones de las cuentas de Reyal Urbis para pagar deudas derivadas de pleitos y la última propuesta presentada a la banca para obtener 30 millones de euros de liquidez adicional con los que abonar impagos con los proveedores y con Hacienda.