Los concursos de acreedores crecerán un 43% en 2009, hasta los 4.000 casos, según VR Business Brokers

Etiquetas

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Cerca de 4.000 empresas presentarán un concurso de acreedores en 2009 en España, lo que representa un incremento del 43% respecto al año anterior, cuando el número de concursos ascendió a 2.793 casos, un 180% más, según las estimaciones anunciadas hoy por la firma especializada en soluciones empresariales de compraventa de empresas, VR Business Brokers.

Asimismo, los datos del primer trimestre del 2009 reflejan un aumento del 240% con respecto al mismo periodo del año anterior, un 40% de las cuales se centraron el sector de la construcción.

Del mismo modo, la firma aseguró que entre el 50% y el 80% de las empresas de nueva creación fracasan durante los siete primeros años de actividad. A este respecto, el consejero delegado de la compañía en España, José María Varas, manifestó que 426.321 empresas fueron creadas en España en 2007 y, a tal efecto, afirmó que el reto de VR Business Brokers es convencer a una parte de los emprendedores para que en lugar de comenzar de la nada, compren alguna de las 260.122 empresas que se cerraron durante ese año.

En este sentido, la compañía defendió el valor estratégico de las fusiones e instó a los micro y pequeños empresarios a luchar contra la "cultura empresarial que dificulta las fusiones" en sectores que están "excesivamente atomizados".

Según los datos ofrecidos, el número de fusiones entre empresas ascendió a 2.721 en 2008, un 84% de las mismas llevadas a cabo entre pymes y micro pymes, lo que supone prácticamente el doble de las fusiones realizadas en 2006, que ascendió a 1.500.

"Para ganar en competitividad deberíamos alcanzar las 10.000 fusiones anuales, sobre todo en sectores superatomizados como la construcción o la logística y transportes", argumentó Varas.

A pesar de que la compañía sostuvo que el fracaso de las empresas fusionadas es menor al 50% durante sus primeros años de actividad, Varas recalcó que existe una gran resistencia a la fusión por parte de los empresarios por miedo a perder cuota de control sobre su negocio, y que, en ocasiones, los emprendedores prefieren ver cerrado su negocio antes de poseer una parte inferior dentro de una compañía de mayor tamaño.