Los contratos de I+D en Andalucía caen un 30%, pero el volumen de negocio aumenta un 32%, según un estudio

El gasto de empresas andaluzas en I+D supone el 33% del total de la Comunidad en 2006, frente al 56% en España y el 64% en la UE

SEVILLA, 15 (EUROPA PRESS)

El número de contratos firmados relativos a Innovación y Desarrollo (I+D) de las empresas andaluzas en Andalucía cayó un 30 por ciento en 2007 con respecto a 2006, pasando de 1.490 a 1.015 contratos, mientras que su volumen de negocio aumentó un 32 por ciento, con 50 millones de euros, según el estudio 'El impacto económico de la transferencia tecnológica en Andalucía', realizado por la Escuela Andaluza de Economía de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA).

El estudio, presentado por el director técnico de la Escuela, Manuel Ángel Martín, y el director del estudio y consultor de Inix Asesores, Miguel Ángel Pastor, subrayó que este descenso del número de contratos va en línea al experimentado a nivel nacional, donde la cuota regional andaluza pasó del 11,9 por ciento al 10,04 por ciento en 2007.

Sin embargo, el incremento en cuanto a volumen de negocio de las empresas andaluzas, pasando de 34 a 50 millones, ronda el 32 por ciento, superando ampliamente el aumento nacional del 6,6 por ciento hasta los 408 millones de euros.

El informe, que recoge los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la 'RedOTRI' en Andalucía y España y la Fundación Cotec, desvela que el esfuerzo realizado por España desde 2005 en materia de impulso de la I+D ha sido "notable, pero sigue siendo insuficiente para atisbar la convergencia en materia de recursos y de resultados" con la Unión Europea.

En este sentido, recuerda que el gasto en I+D andaluz registra un total de 1.214 millones en 2006, lo que supone el 10,3 por ciento del total nacional, estimado en 11.815 millones. Esto sitúa a la Comunidad en tercera posición, tras Cataluña (2.614 millones) y Madrid (3.416 millones), que suman el 40 por ciento del total nacional.

Sin embargo, el gasto de las empresas andaluzas supuso el 33 por ciento del total del gasto en I+D de la Comunidad en 2006, frente al 56 por ciento que representa en el resto de España o el 64 por ciento en la Unión Europea.

En cuanto a personal investigador, el estudio aprecia una subida del porcentaje de estos profesionales a nivel nacional en el sector empresarial, descendiendo la proporción de participación en la enseñanza superior. En este sentido, estos investigadores se reparten en un 47,9 por ciento en la Enseñanza superior, un 34,8 en las empresas y un 17,3 en las Administraciones públicas, mientras que la ratio registrada en países como Alemania, Francia o Italia el papel de los investigadores en las empresas es mucho superior al dato español, alcanzando hasta el 60 por ciento en el país germano.

Por comunidades, se aprecia que las regiones con mayor cantidad de personal en I+D son Madrid y Cataluña, que acumulan el 47 por ciento del total nacional. A éstas, le sigue Andalucía, con el 11,1 por ciento, la Comunidad Valenciana, con el 8,3 por ciento, y el País Vasco, con el 7,3 por ciento.

Por otra parte, el informe destaca que Andalucía, pese a ser la tercera comunidad en cuando al número de documentos de producción científica, con un 14,6 por ciento, se sitúa en el décimo puesto respecto a clasificación por 10.000 habitantes al año. En cuanto a patentes, según datos de 2006, se encuentra en el cuarto puesto con el 7,34 por ciento de patentes concedidas (134), que asciende hasta el 10,78 por ciento del total si se tienen en cuenta las solicitadas (334).

BUROCRACIA Y "ESCASOS" RECURSOS

Por su parte, Pastor destacó el papel "primordial" de la I+D para el desarrollo económico, sobre todo, ante "unos mercados cada vez más competitivos, los constantes cambios tecnológicos y la necesidad de satisfacer nuevos patrones de consumo".

En este marco, señaló como "debilidad" del Sistema Andaluz de Innovación las "imperfecciones" en el funciomaiento interno de los agentes y factores o en la relación con ellos, señalando la existencia de barreras tecnológicas al no identificar bien los problemas, organizativas y personales, por el "rechazo o temor ante una nueva tecnología".

También, apuntó a una "escasa" dedicación de recursos financieros y humanos, a la necesidad de fomentar la cooperación, el exceso de burocracia o la falta de aprovechamiento del potencial científico.

En esta línea, el director técnico de la Escuela y presidente de la Comisión de Economía de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Manuel Ángel Martín, calificó como "asignatura pendiente" el hecho de llevar la innovación a las pymes, un área donde "se continua trabajando a pesar de las dificultades".