Los países del grupo ACP reclaman a la UE ayuda adicional al banano ante concesiones a Latinoamérica

  • Bruselas, 28 may (EFE).- Los países del grupo ACP (África, Caribe y Pacífico) han reiterado hoy a la Unión Europea (UE) la necesidad de subsidios suplementarios por valor de 500 millones de euros para apoyar a su sector bananero, frente a las previsibles rebajas a las exportaciones latinoamericanas que negocian los europeos.

Bruselas, 28 may (EFE).- Los países del grupo ACP (África, Caribe y Pacífico) han reiterado hoy a la Unión Europea (UE) la necesidad de subsidios suplementarios por valor de 500 millones de euros para apoyar a su sector bananero, frente a las previsibles rebajas a las exportaciones latinoamericanas que negocian los europeos.

Así se pronunciaron hoy estos países, durante la primera jornada de una reunión ministerial con la UE celebrada en Bruselas, en la que emitieron además sendas declaraciones sobre sus exportaciones de azúcar y algodón.

La resolución sobre el banano, expuesta en el Consejo de Ministros por Surinam, insiste en la importancia de que la UE otorgue a los países ACP ayudas de 500 millones de euros para que sus productores afronten preparados la bajada de aranceles que los europeos discuten con los principales exportadores de América Latina.

Por su parte, los negociadores de la Comisión Europea se mostraron de acuerdo sobre la necesidad de otorgar a estos países una ayuda adicional, pero la cifraron en 110 millones de euros como máximo, indicaron a Efe fuentes comunitarias.

Además, indicaron que la UE deben cumplir con sus obligaciones ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), y que el acuerdo debe lograrse en Ginebra, su sede.

La UE baraja rebajar el actual arancel de 176 euros por tonelada de banano a 114 euros para 2019, una propuesta que los ACP -cuyas exportaciones están exentas de gravamen para entrar en Europa- consideran "desastrosa" para las economías de sus socios exportadores de este producto.

En concreto, temen que sus productores de banano sufran, "de forma inmediata, drásticas pérdidas" a causa de las concesiones a las exportaciones latinoamericanas, "que deberían ser compensadas".

Así, consideran que sería necesaria una partida de 500 millones de euros para "evitar confusión e inestabilidad política" en los países ACP afectados.

Asimismo, estos estados "toman nota" de que la Comisión Europea podría concluir el próximo junio un acuerdo con los principales exportadores de banano latinoamericanos y con Estados Unidos.

En su opinión, la solución que la Comisión proponga debe instaurar mayores plazos para las rebajas a los aranceles o una moratoria de la primera reducción.

Además, insisten en que cualquier trato que cierre la Comisión debe incluir una "cláusula de crédito" aprobada por todos los miembros de la OMC, así como una salvaguarda de los intereses de los ACP.

También creen que ese pacto debe cumplir con los compromisos contractuales de la UE, en particular con los contenidos en el acuerdo de asociación económica (EPA) con los países del Cariforum, que dispone que sólo se harán reducciones tarifarias si resultan "inevitables" y, en ese caso, "deberán ser escalonadas en el periodo más largo posible".

El Cariforum engloba a la República Dominicana, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Jamaica, Guayana, Haití, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nevis, Surinam, y Trinidad y Tobago.

Por otra parte, en su resolución sobre el azúcar, los ACP solicitaron a la UE que mantenga las preferencias del acceso de sus exportaciones de azúcar a Europa más allá de 2015, el límite que hay fijado actualmente, ya que de otra manera no amortizarán las costosas inversiones realizadas en el sector.

En cuanto al algodón, estos países pidieron que la UE continúe el apoyo a esta industria, que actualmente recibe los subsidios del décimo Fondo Europeo de Desarrollo (FED), y que sus recursos no se vean mermados "drásticamente" a partir de 2010-2011, cuando se revise dicho fondo.

Los representantes europeos y de los países ACP también intercambiaron opiniones sobre el estado de los EPA que la UE negocia actualmente con distintos estados, unas conversaciones que fuentes comunitarias calificaron de "progresar bien".

En ese contexto, no obstante, la comisaria europea de Comercio, Catherine Ashton, presente en la sesión, señaló que es la negociación es "una calle de dos direcciones", y pidió flexibilidad a ambas partes para concluir lo antes posible los acuerdos.