Los sindicatos creen que la segregación de la filial europea de GM propiciará la entrada de inversores

ZARAGOZA, 27 (EUROPA PRESS)

El presidente del comité de empresa de la planta de General Motors (GM) en España, ubicada en Figueruelas (Zaragoza), José Juan Arceiz, celebró que la matriz norteamericana de GM haya decidido separarse totalmente de su filial europea Opel, para dejar así el camino libre a la entrada de posibles inversores.

Según señaló en declaraciones a Europa Press, este paso era "fundamental" para que se pueda constituir una sociedad fiduciaria que preserve los activos de Opel en caso de que la matriz entre en capítulo 11 "despejando la posibilidad de que Europa se vea arrastrada por esta situación".

Esta iniciativa, unida a la posibilidad de que el Gobierno alemán aporte un préstamo a la empresa de 1.500 millones de euros que se destinará a mantener la producción y pagar nóminas, proveedores e inversiones, permitirá a Opel "un margen de cuatro a seis meses" para elegir a un inversor sin precipitarse.

Así, en referencia a los planes presentados por Fiat, el grupo austríaco-canadiense Magna, la sociedad estadounidense Rippelwood y el grupo chino Beijing Automotive Industry Corp (BAIC), Arceiz dijo que el comité de Figueruelas sólo tiene conocimiento del contenido de los de Magna y Rippelwood de manera oficial y de los de Fiat "por la prensa".

Por ello incidió en que los trabajadores de Opel España no pueden decantarse por ninguna de las ofertas hasta no examinar su contenido, si bien recordó que será el Gobierno alemán el que publique el nombre de su inversor "favorito" al que le dará un plazo aproximado de un mes para que "perfile" su propuesta.