Marchionne aborda con Merkel la oferta de Fiat sobre Opel

  • Berlín, 26 may (EFE).- El consejero delegado del grupo Fiat, Sergio Marchionne, se reunió hoy con la canciller Angela Merkel, en un intento por convencer al gobierno alemán acerca de su plan sobre el futuro de la compañía automovilística Opel.

Berlín, 26 may (EFE).- El consejero delegado del grupo Fiat, Sergio Marchionne, se reunió hoy con la canciller Angela Merkel, en un intento por convencer al gobierno alemán acerca de su plan sobre el futuro de la compañía automovilística Opel.

Marchionne llegó a Cancillería para entrevistarse con la jefa del Gobierno alemán, reunión a la que asiste asimismo su ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg.

Hasta ahora, por parte del gobierno de Berlín se ha mostrado cierta preferencia por el otro principal ofertante, la compañía austríaco-canadiense de componentes Magna.

El propio Guttenberg declaró, en días pasados, que el plan presentado por Fiat es "insuficiente", aunque también recalcó que siguen en liza las ofertas presentadas por los tres potenciales inversores -es decir, Fiat, Magna y el grupo financiero estadounidense Ripplewood-.

Los medios alemanes no descartan, sin embargo, que finalmente el gobierno de Merkel no se decante por ningún de los tres, sino que favorezca la opción de que Opel vaya a la insolvencia.

Por parte del ministerio de Economía se desmintieron, sin embargo, las informaciones aparecidas hoy en el diario "Bild", según las cuales Guttenberg favorecía la opción de un desmantelamiento total de la filial europea de General Motors.

La decisión definitiva al respecto se espera para mañana, en que Merkel se reunirá con varios de sus ministros, cita a la que según medios asistirán representantes de los tres ofertantes, Magna, Fiat y Ripplewood.

La cita del miércoles sigue a la celebrada ayer en Cancillería, con presencia tanto de Guttenberg, como de los titulares de Finanzas, Peer Steinbrück, Trabajo, Olaf Scholz, y el vicecanciller y titular de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.

Al término del encuentro, el portavoz del Gobierno, Ulrich Wilhelm, avanzó que Merkel contaba con tener esa solución a mediados de semana, pero rehuyó comentar el estado de las negociaciones por considerar sería "contraproducente dar detalles" sobre éstos.

Si bien la decisión final la deberá tomar General Motors, el Estado alemán es uno de los protagonistas de esta complicada operación, en tanto principal avalista de los créditos que necesitará General Motors Europa en caso de poder desligarse de la casa matriz, cuya suspensión de pagos parece inminente.