Más del 58,2% de los trabajadores vascos comenzaron el año sin renovar el convenio

BILBAO, 30 (EUROPA PRESS)

Más del 58,2 por ciento de los trabajadores vascos comenzaron 2009 con los convenios sin renovar, mientras 41,8 por ciento del total de personas amparadas por la negociación colectiva ya los había pactado. Estos datos demuestran una similar concentración de convenios pendientes de renovar, respecto a 2008, según los datos de un informe elaborado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), Zona Norte.

El estudio, hecho público hoy en Bilbao durante la celebración del curso "Técnicas de Negociación Colectiva" afirma que, en el ámbito sectorial, el 59,5 por ciento de las personas comenzó el ejercicio con sus convenios pendientes de renovación, mientras que en los de empresa este porcentaje se elevó al 52,2 por ciento.

Si se evalúa, en concreto, la negociación sectorial que se desarrolla exclusivamente en Euskadi, la tasa se incrementa hasta el 63,6 por ciento y, descontados los pactos extraestatutarios sectoriales vigentes para 2009, este porcentaje se reduce al 44 por ciento.

En los convenios de ámbito interterritorial, el porcentaje de trabajadores con convenio pendiente de renovación se elevó hasta el 80,9 por ciento, con un incremento salarial medio ponderado del 2,56 por ciento.

La tasa fue del 62,4 por ciento en Alava y del 82 por ciento en Bizkaia, debido a que "en estos dos territorios los convenios de eficacia limitada de la siderometalúrgica afectan a unas 77.000 personas". Por contra, en Gipuzkoa y en el ámbito estatal, los porcentajes de convenios pendientes se cifraron en un 28 y 43,1 por ciento, respectivamente.

DATOS OFICIALES

Según los datos oficiales, la negociación colectiva para la Comunidad autónoma incide sobre un total de 642.636 personas, de las que el 97 por ciento corresponde al sector privado. La gran mayoría (el 81 por ciento) se encuentra regulada por convenios de ámbito sectorial.

Sin embargo, en cada uno de los ámbitos territoriales, el peso de la negociación colectiva sectorial y de empresa difiere, ya que mientras en Gipuzkoa prevalece la negociación sectorial (89 por ciento), en Álava tiene mucha importancia la negociación de empresa (33 por ciento).

A lo largo de 2008, se debería haber procedido a renovar los convenios colectivos que afectan al 50,8 por ciento del total de trabajadores, un porcentaje inferior al de otros años (69,4 por ciento en el 2007 y 65,6 por ciento un año antes), debido, principalmente, "a la preexistencia de convenios de sector vigentes en 2008".

Éstos aglutinan, en el sector de la Construcción de Euskadi, a 45.221 trabajadores, en hostelería de Bizkaia a 16.980, en siderometalúrgica de Gipuzkoa, a 53.303 y en el de química del ámbito estatal a 12.365.

Durante los doce meses de 2008, sólo se registraron acuerdos para el 19,7 por ciento de los trabajadores, "es decir menos de la mitad de lo que debería haberse negociado", de forma que se concluyó 2008 con el 31,1 por ciento de los trabajadores pendientes de renovar su convenio colectivo.

Sin embargo, sí se incluyen los convenios firmados y los que se suscribirán los primeros meses de 2009, los pactos de eficacia limitada y los convenios del personal laboral de las administraciones públicas, ese porcentaje se redujo hasta el 13 por ciento. El 31,1 por ciento de los afectados por convenio de sector no renovaron el convenio al finalizar 2008, mientras en el ámbito de empresa el procentaje fue del 30,7 por ciento.

En el ámbito sectorial, un importante número de convenios llevan más de cuatro años sin renovarse, en concreto, de los 121 convenios sectoriales que se contabilizaron en Euskadi, 23 están pendientes desde antes de 2005. Estos convenios afectan a 16.806 personas, lo que supuso el 4 por ciento del total de trabajadores afectados por la negociación colectiva sectorial en Euskadi.

RETRASO

En general, el retraso mayor se produjo en los convenios interterritoriales por la falta de acuerdo en los convenios sectoriales de la enseñanza privada y de ikastolas. En Bizkaia (38,3 por ciento de los trabajadores sin renovar sus convenios al finalizar el 2008), y en Álava (42,5 por ciento) destacan los pactos de eficacia limitada en la industria siderometalúrgica.

Gipuzkoa comenzó 2008 con una tasa menor personas con convenio pendiente de renovación (33 por ciento) y, al concluir el ejercicio, sólo quedaron pendientes de renovación convenios que afectan al 19,6 por ciento. Además, la negociación colectiva pendiente es menor en los convenios colectivos de ámbito estatal con incidencia en Euskadi (16,9 por ciento de afectados).

De esta forma, al finalizar 2009, existían 661 convenios renovados que afectan a 443.020 personas, de las que el 81 por ciento estaban amparadas por convenios de sector y el 19 por ciento restante por acuerdos de empresa. Al finalizar el ejercicio aún quedaban pendientes de renovación otros 365 convenios con incidencia en 199.616 personas.

La situación de la negociación colectiva en el ámbito sectorial mejoró respecto a 2007 y el año concluyó con un porcentaje de personas con convenios pendientes del 31,1 por ciento, similar al del año pasado (31,5 por ciento) e inferior al año 2006 (41,0 por ciento).

INCREMENTO SALARIAL Y JORNADA

El incremento salarial medio pactado para 2008 es del 4,44 por ciento, un 4,97 por ciento en los de la Comunidad autónoma y el 2,74 por ciento en los de ámbito estatal. En los de empresa, el aumento salarial fue del 3,62 por ciento y en los de sector, del 4,63 por ciento.

Por otra parte, el 25,8 por ciento de los convenios redujo la jornada laboral, frente al 29 por ciento de 2007. Las reducciones de jornada acordadas tendieron a disminuir, con un promedio de 1,5 horas en 2008 y de 1,8 horas si se toman en cuenta únicamente los convenios registrados en Euskadi, frente las 2,2 horas y 2,5 horas de 2007, respectivamente.

A lo largo de 2008, se registraron en el País Vasco 232 huelgas, en las que participaron 46.492 trabajadores, con 73.769 jornadas no trabajadas. Aunque el número de huelgas se incrementó respecto a 2007, al mismo tiempo se produjo una disminución tanto en el número de participantes (-11,4 por ciento) como en el número de jornadas no trabajadas (-34,4 por ciento). En términos generales se ha visto afectado el 34 por ciento de la plantilla de las empresas en las que se han producido las huelgas.