Obama anuncia nuevas normas para mejorar el consumo y reducir la contaminación vehicular

  • Washington, 19 may (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció hoy nuevas normas para aumentar la eficiencia en el consumo de carburante y reducir las emisiones contaminantes de los vehículos estadounidenses.

Washington, 19 may (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció hoy nuevas normas para aumentar la eficiencia en el consumo de carburante y reducir las emisiones contaminantes de los vehículos estadounidenses.

En un acto en la Rosaleda de la Casa Blanca, en el que estuvieron presentes, entre otros, los directores de las principales empresas automovilísticas de EE.UU. y el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, el presidente estadounidense indicó: "durante décadas hemos hecho muy poco para mejorar la eficiencia en el consumo de carburante".

Las nuevas medidas comenzarán a aplicarse gradualmente a los modelos que se produzcan a partir de 2012 y exigirán que para 2016 un automóvil recorra una media de 35,5 millas por galón (aproximadamente cien kilómetros por 6,63 litros de gasolina).

Ello representa, según los cálculos de la Casa Blanca, un ahorro del 5 por ciento anual en el consumo y una reducción de 900 millones de toneladas métricas en emisiones de dióxido de carbono.

Una ley aprobada por el Congreso en 2007 requería que el consumo medio de un automóvil fuera de 35 millas por galón para 2020.

Según afirmó Obama, "en el pasado, un acuerdo como este se hubiera considerado imposible".

El anuncio de hoy representa, aseguró, "un cambio en la política de Washington y es precursor de un cambio en cómo se hacen los negocios en Washington".

El mandatario estadounidense alabó a los fabricantes de automóviles, los sindicatos y los líderes políticos por contribuir al logro de lo que consideró un "acuerdo histórico para ayudar a Estados Unidos a romper su dependencia del petróleo importado".

Según el jefe de la Casa Blanca, las nuevas normas permitirán ahorrar 1.800 millones de barriles de petróleo durante la vida de los vehículos que se vendan en los próximos cinco años.

Ese ahorro, subrayó, representará más petróleo del que Estados Unidos importa de Arabia Saudí, Venezuela, Libia y Nigeria juntos.

Los expertos calculan que la adaptación de los nuevos vehículos redundará en un coste de cerca de 1.300 dólares más por unidad.

Obama admitió que "cuesta dinero construir estos vehículos", pero subrayó que ese coste quedará neutralizado por lo que sus conductores podrán ahorrar a la hora de repostar combustible.

En la actualidad, el consumo está fijado en 27,5 millas por galón (8,55 litros por cada 100 kilómetros) para autos y 24 millas por galón (9,8 litros por cada 100 kilómetros) para camionetas.

La medida significa que los estados no podrán fijar de forma individual sus propios límites de consumo y emisiones, tal y como quería California.

Las nuevas normas permitirán unificar los estándares de consumo y emisiones contaminantes en todo el país.

Catorce estados de EE.UU., entre ellos California, y el distrito de Columbia habían reclamado al Gobierno federal que les permitiera aplicar medidas más estrictas que las existentes hasta ahora.

El sector del automóvil se oponía a las propuestas de California, al considerar que tendría que imponer estándares distintos según los estados del país.

Con este acuerdo anunciado hoy, que se negociaba desde la llegada de Obama a la Casa Blanca en enero, se llega a un compromiso entre el Gobierno, los estados y el sector automovilístico.

Ahora ese sector -que se encuentra en una posición de debilidad debido a su crisis de ventas, que ha puesto a Chrysler en situación de quiebra y amenaza con arrastrar a General Motors- podrá contar con la certidumbre de un estándar único para todo el país, pero ese estándar será similar al que proponía California.

En un comunicado, la automovilística Ford afirmó: "nos complace que el presidente Obama adopte medidas decisivas y positivas cuando colaboramos para lograr un estándar único para el consumo y las emisiones de los vehículos que sea bueno para la economía y para el medio ambiente".

En la actualidad, las competencias para regular los estándares en el consumo de los vehículos corresponden al Departamento de Transporte, mientras que la Agencia Estadounidense para la Protección Medioambiental (EPA) controla las emisiones contaminantes.