Prometheus plantea un nuevo ERE para 291 trabajadores como paso previo a su liquidación

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El grupo de distribución de electrodomésticos Prometheus, que se encuentra en concurso voluntario de acreedores desde el pasado otoño, ha planteado un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 291 de los 298 trabajadores que quedan en plantilla, informaron a Europa Press en fuentes sindicales.

Se trata de un paso previo a la posible liquidación de esta compañía que surgió tras la fusión de parte de las redes de Master Cadena e Idea Electrodomésticos, según aseguraron las mismas fuentes, que detallaron que el grupo "liquidará todas las filiales", en tanto que en su cabecera, Prometheus Electronic, permanecerán siete trabajadores para desarrollar el proceso. "El grupo desaparece", recalcaron.

Tras presentar el pasado diciembre un ERE para alrededor de 450 empleados, la mitad de la plantilla, Prometheus, que se encuentra inmerso en el proceso de venta de 21 de sus tiendas propias a la empresa Segesa, ha vuelto a citar a los representantes de los trabajadores para negociar un nuevo expediente que afectará prácticamente a la totalidad de la plantilla que le queda.

Al iniciar el concurso de acreedores y presentar el primer ERE, Prometheus se planteó recortar su red de tiendas propias de 113 establecimientos a unos 65, mientras que, de los 14 almacenes que disponía, sólo dejaría operativo uno en Valencia.

PÉRDIDAS DE 30 MILLONES.

Según el auto emitido por el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid al declarar el concurso de acreedores, recogido por Europa Press, Prometheus Electronic se encontraba a finales de 2008 en un estado de "insolvencia inminente", con previsiones de cerrar el ejercicio con pérdidas superiores a los 30 millones de euros.

En el expediente de sus sociedades filiales, el juez señaló que presentaban numerosos créditos e impagos, con una "cuantiosa nómina" de acreedores. En concreto, sus seis filiales sumaban un pasivo cercano a los 400 millones de euros.

Prometheus indicó el pasado verano, cuando solicitó el concurso, que arrastraba una deuda externa de unos 190 millones de euros y aseguró que con el proceso concursal perseguía garantizar la continuidad de su negocio y reorganizar la compañía.

El comercio de electrodomésticos está sufriendo el impacto de la contracción del consumo y del frenazo de la contracción de viviendas. Según datos de la Asociación de Fabricantes de Electrodomésticos de Gama Blanca (Anfel), las ventas cayeron un 27% en el primer trimestre del año.