Río de Janeiro encara la inseguridad e impulsa nuevas estrategias turísticas

  • Río de Janeiro, 19 may (EFE).- Río de Janeiro, la ciudad más emblemática de Brasil, impulsa nuevas estrategias turísticas más allá del Carnaval y encara el problema de la inseguridad, sin esconderlo "debajo de la alfombra" y entablando una auténtica lucha contra el narcotráfico.

Río de Janeiro, 19 may (EFE).- Río de Janeiro, la ciudad más emblemática de Brasil, impulsa nuevas estrategias turísticas más allá del Carnaval y encara el problema de la inseguridad, sin esconderlo "debajo de la alfombra" y entablando una auténtica lucha contra el narcotráfico.

Consciente de que el turismo es un importante motor económico para la ciudad y la creación de empleo, el secretario especial de Turismo de Río de Janeiro, Antonio Pedro Figueira de Mello, reconoció hoy en una entrevista con EFE que la inseguridad es "un problema para Brasil y para Río, pero está siendo enfrentado, ya que el combate de la violencia se ha convertido en una prioridad" en un país con 189 millones de habitantes.

El Gobierno federal, el estatal (regional) y el municipal trabajan conjuntamente "para luchar contra el tráfico de drogas y no estamos escondiendo el polvo bajo la alfombra", dijo Figueira de Mello.

La violencia que sacude Río de Janeiro se cobró en 2008 la vida de 7.089 personas, una media de 19 muertes por día, que sin embargo es el mejor registro desde 1991, según cifras recientes del gobierno regional.

Según estos datos, otras 235 personas murieron en intentos de robo.

El secretario especial de Turismo, que subrayó la caída importante de homicidios en los últimos meses, destacó la creación de un "corredor de seguridad" para los turistas con la instalación de cámaras de televisión en los enclaves más simbólicos de la ciudad como el Cristo del Córcovado, el Pan de Azúcar y las playas de Ipanema o Copacabana, que son visitados al día por miles de personas.

El secretario de Turismo destacó que "la permisividad con el trafico de drogas que hubo anteriormente ha concluido" y, respecto a la pobreza, que alcanza entre el 17 y el 24 por ciento de la población brasileña, dijo "no podemos negar la pobreza, pero pobreza no significa violencia".

Con esta nueva imagen, la ciudad, cuyas autoridades dicen que el número de turistas no ha bajado pese a la crisis económica, ofrece nuevas alternativas a los viajeros más allá de su famoso carnaval, uno de los mayores espectáculos del mundo.

Se ha programado para el próximo 7 de junio "La noche en blanco", que a modo de las que se celebran en París o Madrid, sacará a la calle representaciones de teatro, circo o música con la participación de figuras como Gilberto Gil o Caetano Veloso.

También para ese mes está prevista la Semana de la Moda brasileña, evento que se une a las propuestas que llegan desde el bohemio barrio de Santa Teresa, que se alza en una de los cerros que forman parte del paisaje de la ciudad y al que se han trasladado los más jóvenes con sus iniciativas artísticas.

Sin embargo, uno de los proyectos que más ilusión despiertan es la rehabilitación del puerto de la ciudad, incluida dentro de las infraestructuras que formarían parte de las dotaciones para los Juegos Olímpicos de 2016, cuya sede se disputa Río con otras ciudades como Chicago o Madrid.

El secretario de Turismo de Río de Janeiro consideró esta candidatura como "una propuesta de un país en desarrollo que busca alternativas sostenibles, buenas para la ciudad y con gran repercusión social".

Consciente de que hoy Río de Janeiro no está preparada en cuanto a infraestructuras, el secretario de Turismo viajará el domingo próximo a Alemania y Francia para presentar las ofertas de una ciudad que ya se prepara ante un reto seguro, la celebración en 2014 del Mundial de Fútbol en un país donde el deporte rey es una religión.