Robert Kidder sucederá a Robert Nardelli como presidente de Chrysler

  • Washington, 20 may (EFE).- Robert Kidder sustituirá a Robert Nardelli como presidente y consejero delegado de Chrysler una vez que complete su alianza con la empresa italiana Fiat, anunció hoy el fabricante estadounidense.

Washington, 20 may (EFE).- Robert Kidder sustituirá a Robert Nardelli como presidente y consejero delegado de Chrysler una vez que complete su alianza con la empresa italiana Fiat, anunció hoy el fabricante estadounidense.

Kidder fue con anterioridad presidente del consejo de administración de las empresas Borden Chemical y Duracell International y actualmente se sienta en los consejos de administración de Morgan Stanley, Schering-Plough y Microvi Biotech.

Nardelli, que ya había anunciado que dejaría Chrysler una vez que el fabricante salga de la quiebra, afirmó a través de un comunicado: "tenemos mucha suerte de que Robert Kidder liderará la nueva compañía a través de su transformación".

Por su parte, Kidder dijo: "estoy contento de unirme a Chrysler en un momento en el que está preparada para lanzarse a una nueva era".

"Estoy seguro de que Chrysler saldrá de la quiebra como un competidor concentrado y poderoso, combinando su propia riqueza histórica en innovación con la tecnología y la experiencia de Fiat para fortalecer el mercado estadounidense del automóvil", añadió Kidder.

"Mi principal prioridad ha sido preservar Chrysler y el sustento de miles de personas que dependen de su éxito. Con su amplia experiencia en numerosos consejos de administración y su pasado empresarial, Bob proporcionará el liderazgo y el consejo estratégico que ayudarán a crear un fuerte competidor global", añadió Nardelli.

El anuncio de la elección del sustituto de Nardelli se produce el mismo día en que el juez Arthur González, que supervisa la quiebra de la compañía, aprobó el uso de 4.960 millones de dólares en préstamos gubernamentales para que Chrysler siga funcionando durante la suspensión de pagos.

Chrysler se declaró en quiebra el 30 de abril cuando un reducido grupo de acreedores se opuso al plan de la empresa y el Departamento del Tesoro para reestructurar sus 6.900 millones de deuda asegurada.

El mismo día, Chrysler anunció una alianza con Fiat por la que el fabricante italiano entrará en el capital de la empresa estadounidense a cambio de la cesión de su tecnología y red de distribución.