Una multinacional brasileña de los alimentos se lanza a conquistar el mundo

  • Sao Paulo, 19 may (EFE).- La fusión de Perdigao y Sadia, las dos gigantes brasileñas del sector de alimentos procesados, consolidará su penetración en los mercados externos donde Brasil Foods (BRF), la empresa resultante, aspira a convertirse en un jugador de talla mundial, dijeron hoy en Sao Paulo sus dirigentes.

Sao Paulo, 19 may (EFE).- La fusión de Perdigao y Sadia, las dos gigantes brasileñas del sector de alimentos procesados, consolidará su penetración en los mercados externos donde Brasil Foods (BRF), la empresa resultante, aspira a convertirse en un jugador de talla mundial, dijeron hoy en Sao Paulo sus dirigentes.

"Nuestra fusión nos permite trabajar juntos para ser el mayor exportador de carnes procesadas del mundo y conquistar nuevos mercados. En China ya estamos operando y el mercado de Oriente Medio es prioritario. Tenemos ya un terreno allá", afirmó en una rueda de prensa el presidente del grupo Sadia, Luiz Fernando Furlán.

Furlán, que fue ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, señaló que Brasil Foods (BRF) buscará también una mayor penetración en el mercado estadounidense.

"No tenemos miedo de la competencia", apuntó Furlán en relación a la presencia de compañías estadounidenses del sector en el mercado brasileño.

El presidente del grupo Perdigao, Nildemar Sercches, comentó al respecto: "Vamos tras la apertura del mercado estadounidense con reciprocidad para ellos en nuestro mercado. Nuestra misión y responsabilidad es llegar a todos los hogares del mundo con productos de calidad a precios accesibles".

La naciente BRF será la mayor exportadora mundial de carne de pollo, una de las principales procesadoras globales de carne porcina, la primera empleadora privada del país con cerca de 120.000 trabajadores y el mayor abastecedor de alimentos industrializados de Brasil.

"Hoy anunciamos el nacimiento de la gran multinacional brasileña de alimentos procesados que surge de una fusión de empresas del mismo tamaño, del mismo porte", subrayó Sercches.

La nueva empresa será también la tercera exportadora brasileña, detrás de la petrolera estatal Petrobras y de la minera Vale, y la décima compañía de alimentos del continente americano, un sector dominado tradicionalmente por firmas de Estados Unidos.

Sercches aseveró que las marcas Perdigao y Sadia, creadas entre los años 30 y 40 en el sureño estado de Santa Catarina, seguirán en el mercado brasileño y que buscarán las sinergias para optimizar la logística y la creación de nuevos productos, en especial para el ramo exportador, ya que la mitad de sus ventas es para el exterior.

Las dos antiguas competidoras negociaban desde hacía varias semanas su fusión, que ahora depende de la autorización de las autoridades reguladoras brasileñas y de los organismos de defensa de la competencia.

La BRF asumirá la razón social de Perdigao, que pasará a tener el 68% del control de la nueva empresa, mientras que Sadia tendrá el 32% y se mantendrá jurídicamente independiente hasta culminar el proceso de compensaciones fiscales y obligaciones tributarias.

En 2008, Sadia sufrió pérdidas por 2.500 millones de dólares causadas por operaciones en el mercado futuro que apostaban por un real fuerte, pero la depreciación de la moneda brasileña frente al dólar provocó un millonario desfase.

En la segunda quincena de julio o "lo más pronto posible" se pondrá en el mercado de acciones una oferta de capital por 4.000 millones de reales (unos 1.926 millones de dólares), indicó Furlán.

Esa operación y ventas previstas para este año por 30.000 millones de reales (unos 14.450 millones de dólares) permitirán amortiguar la deuda neta conjunta que en 2008 fue de 10.000 millones de reales (unos 4.816 millones de dólares), manifestó Furlán.

La presidencia del Consejo de Administración de la nueva empresa será compartida entre Furlán y Secches, con tres consejeros más por cada grupo.

La BRF procesa anualmente 1.700 millones de aves, ocho millones de cerdos y once millones de toneladas de ración animal con actuación en 110 países, plantas en Brasil, Holanda, Reino Unido, Rumanía y Rusia.

La nueva compañía contará con oficinas comerciales en Alemania, Argentina, Austria, Chile, China, Emiratos Árabes Unidos, Holanda, Hungría, Reino Unido, Italia, Japón, Portugal, Rusia, Singapur, Turquía, Uruguay y Venezuela.