Utilizan como tapadera ciudades de Castilla y León para cometer fraudes en Internet

  • Valladolid, 24 may (EFE).- Estafadores internacionales utilizan como "tapadera" ciudades de Castilla y León, en las que anuncian por Internet la ubicación de productos inexistentes que ofertan como anzuelo a precios muy competitivos.

Utilizan como tapadera ciudades de Castilla y León para cometer fraudes en Internet

Utilizan como tapadera ciudades de Castilla y León para cometer fraudes en Internet

Valladolid, 24 may (EFE).- Estafadores internacionales utilizan como "tapadera" ciudades de Castilla y León, en las que anuncian por Internet la ubicación de productos inexistentes que ofertan como anzuelo a precios muy competitivos.

Se trata fundamentalmente de objetos de alta tecnología, buena marca y gran calidad que en realidad no existen más que en la mente diabólica de los estafadores y cuya venta se anuncia como nuevos, a un precio en ocasiones hasta un 70 por ciento más barato que el de mercado, según una investigación realizada por EFE.

El modo de actuar de los presuntos delincuentes consiste en la colocación de sugerentes anuncios -aunque en ocasiones con una traducción al español muy deficiente- en portales en los que se permite hacerlo de forma gratuita y especialmente en las páginas "habitamos.com" y "adoos.com".

En dichos anuncios afirman que los productos están en ciudades españolas, entre ellas todas las capitales y numerosas localidades de Castilla y León, lo que traslada a los posibles compradores una idea de proximidad que luego no es tal.

El sistema empleado por estas páginas de anuncios obliga a los interesados en los productos publicitados a enviar un mensaje a los vendedores, a través de la propia página web, en el que han de reflejar su nombre, la dirección electrónica y los aspectos que quieran consultar.

El modo de operar de los estafadores, siempre muy parecido, consiste en contestar al presunto comprador diciéndole que se hallan en alguna ciudad de un país extranjero, que normalmente es el Reino Unido, y pidiéndole que de seguir interesado en la oferta aporte sus datos personales para el envío de la mercancía, al tiempo que enfatizan sobre la seguridad y formalidad de la operación.

Si el comprador accede, el ofertante le manda por correo electrónico un código de seguimiento de su producto en una página de una supuesta empresa de envíos denominada "European Delivery Company" (EDC), con dirección en Internet "http://www.edc.co.uk.tp" y también "http://erici.5nxs.com". El servidor en el que se alojan aparece en Stuttgart (Alemania) y Pascagoula (Misisipi, EEUU), respectivamente, según un rastreo informático efectuado por EFE.

También le indica que al abrir en la página de EDC su ficha de comprador, introduciendo para ello el código de seguimiento, podrá comprobar que la mercancía está depositada en dicha empresa de transportes, lo cual aparentemente resulta verosímil por el aceptable diseño de la web.

Incluso le afirma, como en efecto aparece reflejado en dicha página, que el dinero debe de enviarlo no al vendedor sino a un agente intermediario que garantizará la limpieza de la transacción y bloqueará el pago hasta que el comprador de su conformidad con el producto, en un plazo que se estipula.

El envío de la cantidad solicitada ha de hacerse al país del vendedor mediante la empresa de envío rápido de dinero Wester Union, a nombre del intermediario y utilizando otro código facilitado tanto por el vendedor como por la propia página web del transportista.

La estafa consiste en quedarse con el dinero sin enviar absolutamente nada a cambio al comprador, según los casos documentados en Internet.

Tras diversas quejas que circulan por la red, la página de la supuesta "European Delivery Company" fue bloqueada el pasado viernes, de tal forma que al acceder a ella aparecía este mensaje en inglés: "Su sitio ha sido suspendido por actividad sospechosa o quejas. Por favor, póngase en contacto con el administrador para obtener más detalles". Sin embargo, 24 horas después volvió a estar operativa.

Asimismo, "habitamos.com" y "adoos.com" han retirado en los últimos días diversos anuncios fraudulentos, pero sólo lo hacen a requerimiento expreso de los internautas. En ellos, al abrirlos, aparece este mensaje: "El anuncio solicitado no está disponible".

Entre los anuncios consultados por EFE, que siguió todo el proceso -excepto el pago- para comprobar el sistema empleado por los presuntos estafadores, se encuentran cámaras fotográficas digitales profesionales y objetivos de alta gama a un tercio de su precio en el mercado.

Pedro Damián de Diego