Visteon se declara en suspensión de pagos en Estados Unidos

VAN BUREN TOWNSHIP (ESTADOS UNIDOS), 28 (EUROPA PRESS)

El fabricante estadounidense de componentes para automóviles Visteon, junto con algunas de sus filiales en el país, se acogió hoy al capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, lo que supone entrar en situación de suspensión de pagos, informó la compañía en un comunicado.

La compañía presentó la solicitud de entrar en concurso de acreedores ante el Tribunal del Distrito de Delaware y resaltó que esta declaración de suspensión de pagos no afecta a sus filiales o 'joint ventures' que tiene la empresa fuera de Estados Unidos.

El presidente y consejero delegado de la corporación con sede en Michigan, Donald Stebbins, señaló que su compañía está dando los pasos necesarios para "maximizar a largo plazo su valor". "Durante el periodo de reorganización, buscaremos reorientar nuestra estructura de capital y nuestros costes que no son sostenibles", añadió.

Stebbins explicó que la combinación de estas acciones de reorganización junto con unos productos innovadores y con unos componentes de "excelente" calidad servirá para que Visteon "emerja" de esta situación como una empresa "bien posicionada".

La firma norteamericana explicó que tiene previsto financiar estas operaciones de reorganización con sus activos y con la liquidez que mantiene en Estados Unidos. Asimismo, resaltó que Ford, su antigua matriz, ha presentado una carta de compromiso para apoyar la financiación de la reestructuración de Visteon.

El fabricante de componentes destacó que ha presentado la documentación inicial para acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras y señaló que ha dado los pasos apropiados para que este proceso se lleve a cabo de una manera "suave". No obstante, la empresa resaltó que a pesar de encontrarse en concurso de acreedores seguirá dando servicio a sus clientes y pagando a sus proveedores "críticos" y a sus empleados.

Finalmente, Visteon anunció que la empresa encargada de su asesoría legal en esta situación será Kirkland & Ellis, mientras que la firma encargada del asesoramiento en el proceso de reestructuración será Alvarez & Marshall.

La corporación de Van Buren Township posee oficinas, además de en Estados Unidos, en Shanghai (China) y en Basildon (Reino Unido). En la actualidad, la compañía, que posee plantas de producción en 27 países, tiene una plantilla formada por 31.000 empleados.