Volkswagen y Porsche confirman que el objetivo es lograr un consorcio integrado

  • Fráncfort (Alemania), 19 may (EFE).- Las familias Piëch y Porsche acordaron hoy enterrar las hachas de guerra y confirmaron que el objetivo de Volkswagen y Porsche, empresas de las que son propietarios mayoritarios, es construir un consorcio integrado.

Volkswagen y Porsche confirman que el objetivo es lograr un consorcio integrado

Volkswagen y Porsche confirman que el objetivo es lograr un consorcio integrado

Fráncfort (Alemania), 19 may (EFE).- Las familias Piëch y Porsche acordaron hoy enterrar las hachas de guerra y confirmaron que el objetivo de Volkswagen y Porsche, empresas de las que son propietarios mayoritarios, es construir un consorcio integrado.

En un breve comunicado de prensa difundido simultáneamente en las sedes de ambas empresas, los patriarcas de Porsche y Volkswagen, Wolfgang Porche y Ferdinad Piëch, respectivamente, "confirman que el objetivo sigue siendo la creación de un grupo automovilístico integrado".

"Ambas compañías proseguirán sus esfuerzos para lograr esta meta, trabajando de una manera constructiva y consensuada con todas las partes concernidas", reza el comunicado.

El pacto entre Piëch y Porsche, primos hermanos y ambos con participaciones en la empresa dirigida por el otro, se produce 72 horas después de la ruptura de las conversaciones para la fusión pactada por las familias quince días antes.

Volkswagen anunció repentinamente el domingo la interrupción del diálogo y exigió a Porsche que informara de su situación financiera y tomara medidas para resolver sus problemas.

Porsche, entre tanto, dijo que las negociaciones se mantenían con normalidad y que sólo se había cancelado una reunión.

Ante tanta contradicción el presidente del comité de empresa de VW, Bernd Osterloh, declaró que en la situación actual no ve una atmósfera adecuada para llevar a cabo conversaciones constructivas.

Además, el representante de los trabajadores exigió a Porsche que deje claro a qué está dispuesta: venta, fusión u otra cosa.

El presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn dijo compartir la postura del comité de empresa y exigió a Porsche que comunique su situación financiera.

"Necesitamos transparencia respecto a la situación actual. En interés de todos las partes, nuestro personal, los accionistas y nuestros clientes no debemos dañar la estabilidad financiera y la soberanía de Volkswagen", dijo.

Porsche tiene una deuda de 9.000 millones de euros tras la adquisición de la mayoría de VW y serias dificultades para devolverla, debido a la caída de las ventas por la crisis económica.

La crisis financiera dificulta además el acceso de Porsche a nuevos créditos, a la postre más elevados.

Por ello se especula con la idea de que sea Volkswagen, sin problemas de liquidez, la empresa que adquiera Porsche y la integre en su estructura.

Horas antes de la difusión del comunicado de los patriarcas Piëch y Porsche, un portavoz de esta última compañía informó de que Porsche aboga por su independencia y que está en contacto con distintos inversores interesados.

"Las conversaciones van por el buen camino", aseguró el portavoz dando carpetazo a un proyecto que al parecer sigue abierto.