Adenex y otras asociaciones ecologistas piden al Gobierno central que cumpla su compromiso de cerrar centrales nucleares

MÉRIDA, 16 (EUROPA PRESS)

La Asociación para la Defensa de la Naturaleza y los Recursos de Extremadura (Adenex), así como otras tantas asociaciones ecologistas en todo el país, piden hoy al Gobierno central que cumpla su compromiso de cerrar las centrales nucleares.

En concreto, las organizaciones solicitan que se cierre la de Santa María de Garoña (Burgos) cuando ésta finalice su permiso de explotación el próximo 5 de julio de 2009, así como la planta atómica de Almaraz, cuyo permiso de explotación acaba el 8 de junio de 2010.

Según informó Adenex en nota de prensa, durante el día de hoy se están realizando actividades en toda España por este motivo, y además, los ecologistas piden que se ponga en marcha un plan de cierre progresivo, pero "urgente", de las demás centrales nucleares.

Entre las asociaciones ecologistas que se han unido a esta iniciativa están Greenpeace, Ecologistas en Acción, Adenex, Amigos de la Tierra, Ekologistak Marxant, la coordinadora contra Garoña, Tanquem les Nuclears de Cataluña, la Plataforma Anti Cementerio Nuclear de Guadalajara.

Asimismo, las organizaciones que se oponen a las centrales nucleares de Cofrentes, Almaraz y Trillo, entre otras muchas entidades, que se reunieron con las mencionadas anteriormente el pasado 21 de marzo, y acordaron crear un organismo unitario de coordinación para denunciar los "peligros" de la energía nuclear y reclamar un "calendario ordenado, pero urgente", de cierre de las centrales en funcionamiento.

Las organizaciones extremeñas que participan en esta unión antinuclear estatal realizarán un acto simbólico en Cáceres, dirigiéndose a la Subdelegación del Gobierno en Extremadura con una carta para el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la que se le pide que cumpla sus promesas de cierre progresivo de las nucleares con un compromiso de calendario.

En la carta al presidente del Gobierno se afirma que "no" existe "ningún" motivo económico, ni energético, ni medioambiental ni social que la Administración central pueda usar para incumplir dicho compromiso .

Adenex señaló en su nota que el problema de las centrales nucleares "no" se puede plantear únicamente en clave local o regional, ya que el alcance territorial del máximo accidente nuclear, Chernobyl, demuestra que el que una planta atómica esté ubicada en Extremadura, Tarragona, Valencia, Guadalajara o Burgos "es irrelevante".

Finalmente, indicó que abandonar la energía nuclear es una "cuestión de voluntad política, ya que no hay ningún problema" técnico, energético o económico que lo impida y, además, es lo "recomendable" desde el punto de vista de la seguridad y de la protección del medio ambiente y la salud.