Ahmadineyad respalda el deporte como instrumento para acercar pueblos

  • Teherán, 28 mar (EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, apoyó hoy el deporte como arma diplomática para estrechar las relaciones entre los distintos países y promover la fraternidad y la paz mundial.

Ahmadineyad respalda el deporte como instrumento para acercar pueblos

Ahmadineyad respalda el deporte como instrumento para acercar pueblos

Teherán, 28 mar (EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, apoyó hoy el deporte como arma diplomática para estrechar las relaciones entre los distintos países y promover la fraternidad y la paz mundial.

Las declaraciones del mandatario tienen lugar escasos días después de que los principales equipos de fútbol iraníes anunciaran un histórico proyecto para disputar un derbi en Estados Unidos, país con el que Irán no tiene relaciones diplomáticas desde hace treinta años.

"El estatus del deporte en Asia debe mantenerse siempre al máximo nivel internacional, añadió Ahmadineyad durante una recepción al presidente del Comité Olímpico Asiático, el jeque kuwaití Ahmad al Fahd al Ahmad al Sabah

Esta semana, el presidente del club Persépolis, uno de los dos grandes de Irán, anunció que el equipo realizará una gira por Estados Unidos que podría concluir con un partido contra su máximo rival, el Istiqlal, también de Teherán.

Son dos de los equipos más importantes de Asia, y sus enfrentamientos, siempre rodeados de pasión exacerbada y polémica, concitan a más de 100.000 espectadores en el estadio Azadi de Teherán, que siempre se queda pequeño.

La noticias sobre el posible partido sale a luz escasos días después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, enviara un mensaje de conciliación al pueblo iraní con motivo del año nuevo persa.

Estados Unidos e Irán rompieron sus relaciones en abril de 1980, una vez consolidado el triunfo de la revolución islámica que derrocó el régimen autocrático del último Sha de Persia, el pro occidental Mohamad Reza Pahlevi.

Desde entonces, solo el deporte, y en especial la lucha libre, ha mantenido cierto grado de relaciones entre ambos países.

Luchadores estadounidenses participaron semanas atrás en Teherán en la acreditada copa internacional Thaki de lucha libre, dominada por Irán.

En fútbol, deporte preferido también del presidente de Irán, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, los iraníes recuerdan con orgullo su primera gran victoria en un Mundial.

Fue en Francia 1998, y el rival batido por dos goles a uno fue precisamente el gran enemigo, Estados Unidos.

En el año 2000, la selección de fútbol iraní viajó a Los Ángeles para conceder cumplida revancha a la escuadra norteamericana en un partido amistoso.