Central de Almaraz replica a Greenpeace que hablar de corrosión en los tubos de vapor es "alarmismo" y una "aberración"

CÁCERES, 22 (EUROPA PRESS)

La Central Nuclear de Almaraz (Cáceres) replicó hoy a Greenpeace y Ecologistas en Acción que "hablar de corrosión" en los tubos de los generadores de vapor es "completamente desacertado" y "una aberración" que obedece a un intento de generar "alarmismo innecesario".

En declaraciones a Europa Press, fuentes de la Central de Almaraz lamentaron las críticas de ambas organizaciones ecologistas y aseguraron, respecto a la decisión de prolongar la inspección de los tubos, que "ha sido tan leve el suceso que no requiere ningún tipo de atención adicional".

La central cacereña precisa que "como consecuencia de las inspecciones rutinarias que hay que hacer de los generadores de vapor en cada una de las recargas se ha observado una indicación, pero no de corrosión", la cual requiere únicamente una "ampliación de la muestra de inspección".

Puntualizan las citadas fuentes que se trata de tres generadores, cada uno dotado de 5.130 tubos, de modo que suman más de 15.000, sobre los cuales la indicación citada se refiere a una "ínfima proporción".

Se trata, añade la central, de ampliar los trabajos de la recarga hasta dos semanas de modo que se garantice que no haya ningún suceso que provoque una parada en el ciclo de 18 meses hasta la próxima revisión.

UNIDAD II

Cabe recordar que el pasado miércoles la Central Nuclear de Almaraz anunció que los trabajos de recarga se prolongarán "unas dos semanas aproximadamente" debido a la ampliación de las tareas de inspección de los generadores de vapor.

En nota de prensa, la central informó entonces que desde el pasado día 20 de abril se vienen realizando las actuaciones de inspección y mantenimiento preventivo previstas en la recarga 18 de la Unidad II de la Central Nuclear de Almaraz, que al igual que en otras recargas, alcanzan un número aproximado de 8.000.

Entre los componentes inspeccionados se encuentran la vasija y la cabeza de la vasija del reactor, bombas de refrigeración del reactor, medidas de espesores en tuberías de todos los circuitos, comprobaciones de amortiguadores, etcétera, en todos los casos citados "con resultado satisfactoria".

No obstante, en el caso de los generadores de vapor, el resultado de las inspecciones iniciales "ha hecho aconsejable ampliar los trabajos inspección y mantenimiento inicialmente previstos sobre estos equipos, al objeto de garantizar el funcionamiento óptimo de los mismos en los ciclos futuros". Estos nuevos trabajos a realizar pueden suponer la prolongación de los trabajos de recarga en unas dos semanas.