Corea del Norte ignora un acuerdo y dice que producirá plutonio

SEÚL (Reuters) - Corea del Norte dijo el martes que ya no se considera obligada a cumplir con un acuerdo de desarme nuclear y que piensa reiniciar los trabajos de producción de plutonio, después de que Naciones Unidas le reprendiera por lanzar un cohete de largo alcance.

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó unánimemente el lanzamiento de un cohete por parte de Corea del Norte hace dos semanas por contravenir una prohibición del organismo internacional y exigió el cumplimiento de las sanciones existentes contra Pyongyang.

Las medidas dispuestas por la ONU por el lanzamiento, considerado como una prueba disfrazada de un misil de largo alcance, tendrán un impacto inmediato mínimo en la desfalleciente economía norcoreana, y la respuesta internacional dividida podría envalentonar al líder Kim Jong-il, según analistas.

Corea del Norte definió el martes como "inútiles" las negociaciones para poner fin a su programa de armas nucleares y afirmó que no se sentirá "vinculada a ningún acuerdo hecho en las conversaciones entre seis partes", según citó la agencia estatal KCNA al Ministerio de Relaciones Exteriores.

"Consideraremos activamente construir nuestro propio reactor nuclear de agua ligera, reiniciar las labores de nuestras instalaciones nucleares y reprocesar las barras usadas de combustible nuclear", indicó el Ministerio.

Los expertos sostienen que al país le falta tecnología para construir un reactor avanzado de agua ligera.

Corea del Norte comenzó a desmantelar su planta nuclear de Yongbyon -que data de los tiempos de la Unión Soviética- hace más de un año, como parte de un acuerdo de desarme a cambio de ayuda que alcanzó con China, Japón, Rusia, Corea del Sur y Estados Unidos.

Se había previsto que el proceso para revertir las labores de desmantelamiento tomaría un año, pero algunos expertos han apuntado que Pyongyang podría tener funcionando en un mínimo de tres meses una planta que aísla plutonio de barras usadas de combustible nuclear.

Japón instó a Corea del Norte a regresar a la mesa de negociaciones, mientras que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo que lamentaba la decisión tomada por el régimen de Pyongyang.

"Los comunicados de Corea del Norte son siempre una mezcla de alardes y amenazas verdaderas, pero yo creo que las amenazas son más reales en está ocasión, y pienso que continuarán por lo menos durante los próximos meses", dijo Shi Yinhong, un experto de seguridad regional de la Universidad Renmin en Pekín.

Anuncios como este provenientes de Corea del Norte forman parte de una estructura de comportamiento familiar, y por lo tanto es improbable que se conviertan en un factor de desestabilización para las economías regionales.

El comunicado de la ONU, redactado por Estados Unidos y acordado el sábado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad y Japón, ordena al comité de sanciones de Naciones Unidas que comience a activar las sanciones financieras y el embargo de armas dispuestos en una resolución aprobada hace dos años y medio.