Corea del Norte ordena la expulsión de inspectores de la ONU

VIENA (Reuters) - Corea del Norte detuvo el martes toda cooperación con los inspectores nucleares de las Naciones Unidas y les ordenó abandonar el país lo antes posible, según dijo el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA, por sus siglas en inglés).

Pyongyang tomó la decisión tras informar de que abandona las negociaciones a seis bandas sobre su programa nuclear y que piensa reactivar una central que fabrica plutonio, en respuesta a una reprimenda de la ONU por el reciente lanzamiento de un cohete de largo alcance.

Las negociaciones a seis bandas implican a las dos Coreas, Japón, China, Estados Unidos y Rusia.

"(Corea del Norte) ha informado hoy a los inspectores del OIEA en la instalación de Yongbyon que cesa inmediatamente toda cooperación con el OIEA", dijo en un comunicado el portavoz de la agencia nuclear de la ONU, Marc Vidricaire.

"Ha pedido que se quite todo el equipo de contención y vigilancia, después de lo cual los inspectores del OIEA ya no tendrán acceso a las instalaciones".

Vidricaire indicó que la pequeña misión de inspección ha recibido la orden de salir del país "lo antes posible".

Corea del Norte también dijo al organismo con sede en Viena que ha decidido reanudar la actividad en las instalaciones de Yongbyon y seguir adelante con el reprocesamiento de combustible usado en plutonio.

La Casa Blanca dijo el martes que la amenaza norcoreana es un "paso grave en la dirección equivocada" e instó a Pyongyang a poner fin a sus provocativos desafíos y cumplir con sus obligaciones internacionales.

"La comunidad internacional no va a aceptar a Corea del Norte a menos que abandone de modo verificable sus ambiciones de tener armas nucleares", dijo el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs.

El lunes, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó por unanimidad el lanzamiento de un cohete de largo alcance realizado por Pyongyang el 5 de abril al considerar que contravino la prohibición que pesa sobre los norcoreanos, y exigió el refuerzo de las sanciones contra el recluido estado estalinista.

Corea del Norte ya expulsó a los inspectores del OIEA de la central de plutonio el pasado mes de septiembre, pero los readmitió un mes después tras llegar a un acuerdo con Washington que aplacó temporalmente las diferencias sobre los pasos para verificar el proceso de desnuclearización.

El empobrecido estado asiático comenzó a desmantelar la central de la época soviética hace más de un año como parte de un acuerdo de desarme a cambio de ayuda logrado en las negociaciones a seis, pero una ronda negociadora posterior para consumar la aplicación del acuerdo lleva paralizada desde hace meses, y Corea del Norte ha amenazado en varias ocasiones con retirarse.