Ekologistak Martxan denuncia un nuevo accidente en Garoña y exige el cierre de la central

BILBAO, 24 (EUROPA PRESS)

Ekologistak Martxan denunció hoy un nuevo accidente Santa María de de Garoña y exigió el cierre de las instalaciones, después que se haya puesto de manifiesto "el deterioro de la central nuclear más vieja del Estado español". Además, exigió "que no se renueve el permiso de explotación que caduca en julio de este año".

Según denunció el colectivo en un comunicado, un nuevo accidente en la central "puso en riesgo la salud y la vida de los habitantes del Valle de Tobalina". Según precisó, en esta ocasión consistió en un fallo en el generador principal, por rechazo de la carga.

Ekologistak Martxan afirmó que la empresa propietaria, Nuclenor, y el Consejo de Seguridad Nuclear "se han apresurado una vez más a decir que la parada no programada no ha supuesto riesgo para los trabajadores, la población ni el medio ambiente". "La cantinela de siempre", censuró.

Según precisó, este siniestro "es el tercero en un mes de la central nuclear más antigua del Estado español", ya que el pasado 1 de abril, durante las maniobras de arrancada, "se produjo una explosión y posterior incendio en el transformador eléctrico anejo a la central, que se mantuvo en secreto hasta las denuncia pública de Greenpeace y Ecologistas en Acción, alertados por los vecinos de la central".

Agregó que el 6 de abril se produjo otra parada no programada "por mal funcionamiento de una de las válvulas de seguridad". "Un problema reiteradamente denunciado y que nunca ha llegado a resolverse con satisfacción", precisó.

Para Ekologistak Martxan, "no se trata de incidentes aislados, sino que muestran el lamentable estado en que se encuentra la central". "Las inversiones realizadas hasta el momento por sus propietarios no han sido capaces de llevar a los sistemas de seguridad a unos niveles aceptables", lamentó.

Según la organización ecologista, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) tiene previsto emitir su informe técnico antes del 5 de junio después de que en julio de 2009 caduque el permiso de explotación. El informe es vinculante "solamente si se opta por denegar la prórroga de explotación".

"No esperamos que el informe del CSN sea favorable al cierre, dados los antecedentes y las declaraciones y documentos que han hecho públicos en diferentes momentos. Pero independientemente de ello, creemos que ha llegado la hora de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero cumpla la promesa electoral del 2004 y 2008, y apruebe un plan de cierre de las centrales nucleares, empezando por el cierre de Garoña, cuyo permiso de explotación no debe prorrogarse ni un minuto mas", indicó.