El primer ministro de Finlandia anuncia su compromiso con una ejecutiva

  • Helsinki, 27 mar (EFE).- El primer ministro de Finlandia, Matti Vanhanen, anunció hoy a través de un breve comunicado su compromiso con Sirkka Mertala, una ejecutiva del grupo financiero nórdico Tapiola con la que ha mantenido una relación sentimental durante poco más de un año.

El primer ministro de Finlandia anuncia su compromiso con una ejecutiva

El primer ministro de Finlandia anuncia su compromiso con una ejecutiva

Helsinki, 27 mar (EFE).- El primer ministro de Finlandia, Matti Vanhanen, anunció hoy a través de un breve comunicado su compromiso con Sirkka Mertala, una ejecutiva del grupo financiero nórdico Tapiola con la que ha mantenido una relación sentimental durante poco más de un año.

Vanhanen, de 53 años, decidió hacer oficial la noticia después de que un diario local publicase que la pareja había adquirido ayer los anillos de compromiso en una joyería de Espoo, localidad vecina a Helsinki.

La novia confesó hoy a la agencia finlandesa STT que Vanhanen pidió su mano a la manera tradicional, y aseguró que, después de un año de relación, no le sorprendió la petición.

"Parece que el compromiso ha sorprendido a los medios de comunicación, pero a mí desde luego no", declaró Mertala.

Por el momento los novios no han fijado aún la fecha de la boda.

La vida privada del primer ministro finlandés ha ocupado numerosas páginas en la prensa sensacionalista local desde que en 2006 se divorciara de su ex mujer, con la que tuvo dos hijos.

En una ocasión, el ex presidente francés Jacques Chirac incluso hizo alusión al supuesto atractivo físico de Vanhanen, y le describió como "el hombre más sexy de Finlandia".

Poco después de su divorcio, Vanhanen mantuvo durante varios meses una relación sentimental con Susan Kuronen, una mujer quince años más joven con quien rompió a través de un escueto SMS: "se acabó".

Kuronen decidió entonces contar con todo lujo de detalles su relación con Vanhanen, y en 2007 escribió un libro titulado "La novia del primer ministro", en el que incluso transcribía textualmente los mensajes de móvil que le había enviado Vanhanen durante su romance.

Tras la publicación del libro, el primer ministro demandó a su ex amante y a la editorial por violar su derecho a la intimidad, y aunque en primera instancia un juez estimó que no había delito, finalmente un tribunal de apelaciones dio la razón a Vanhanen.